donde no hay ni villanos ni héroes…

Fue tan solo hasta este semestre, que llegue a conocer el tema de la tesis de Natalia Avila, y los aparentes problemas que ha tenido (De los que no me consta nada, pues solo se oyen historias y rumores de uno solo de los lados). Personalmente, tengo algunas cosas que objetarle a la gestión actual de nuestra directora de carrera, sin que ninguna de estas sean realmente graves, y eso si, de ello no hablaría en una instancia por fuera de la facultad misma, puesto que mis replicas deseo hacérselas yo mismo, y a la cara. Además, creo que si en nuestra facultad algo esta mal, esta mal por culpa de todos nosotros, aquellos que la integramos. Porque una facultad de arte no la hace una sola persona, y si a los estudiantes no les interesa generar esos espacios propensos para un ambiente de academia artística (Donde se adquieran los conocimientos que no podemos obtener con el solo ejercicio de producir nuestras ideas como arte), eso es problema de los estudiantes. Yo jamás diría que Silvia es la culpable de todo lo que nos pasa, eso es una verdadera falacia. He sido testigo de la a veces, pereza, de algunos estudiantes en las clases, y como el desarrollo de estas se ve afectado porque la gente sencillamente no trabaja o no se esmera, y es esta actitud de algunos, tan contagiosa, la que finalmente termina por arruinarlo todo. Ahora, esto no es un evento generalizado, solo sucede de vez en cuando, tal vez porque el animo decae, es la excepción y no la regla ¿Dónde esta la culpa de Silvia en aquello, si algunas de esas clases de las que yo hablo son impartidas por algunos de los mejores profesores que nuestra facultad halla tenido jamás? (¿Ejemplos? Milena Bonilla, excelente persona, excelente profesora y excelente artista, y en cuyas clases no han faltado los casos de dejadez de parte del estudiantado, dentro de los que me debo incluir porque también cargo mis culpas)

Inicialmente, todo esto apareció como ajeno a mi rol de estudiante, no sabia de que “lado” estaba. Sencillamente no me explicaba como podrían ser posibles todas las conjeturas que se “ventilan” aquí, y tampoco podía hacerme a una idea total de esa realidad. Finalmente e concluido que es esa pretendida escogencia de un bando la que inicialmente esta mal. O estamos con Silvia, o estamos contra ella, parece ser lo que se propone aquí. Algo ridículo, sinceramente. Dentro de nuestra facultad existen muchos problemas, tal vez, pero también existen muchas cosas muy buenas. Me parece que se ignoran muchas cosas que la actual directora de la carrera, ha venido realizando, y me parece un poco conveniente esto para el lado que la ataca tan abiertamente (independientemente de si se quieren considerar logros enormes o el simple cumplimiento del deber). ¿Por qué solo se citan los aspectos negativos de su gestión? ¿No deberían acaso tenerse en cuenta todos los matices del problema, para poder desarrollar realmente una discusión seria y objetiva?

Aquí estamos hablando de algo que nos toca, a los que aun estamos dentro de la Tadeo, de una manera muy directa, y que no podemos de ninguna manera ignorar. Me parece desacertada la manera en que se han expuesto los argumentos, y no creo que lleguemos a nada con esto. ¿Cuál es finalmente el objetivo de toda esta supuesta discusión? (Que parece mas un paredón) ¿Cuáles son finalmente la soluciones que se están proponiendo?

Porque al parecer aquí solo se habla de lo mal que están las cosas, pero no se manifiestan posibles vías para solucionar todo este conflicto.

A no ser que el objetivo de esto solo sea exponer las quejas e inquietudes individuales de un grupo de gente ad portas de graduarse, y que finalmente lo que se busque es eso, que los que no se pueden graduar, se gradúen. Cosa que me parece totalmente irresponsable, porque, lo siento mucho, pero yo no voy a tenderle la mano a alguien para que se gradué, y luego salga corriendo y nos deje con todos los supuestos problemas que ellos mismos “denunciaron” (¿O crearon?) sin haber tenido la mas mínima intención de resolver todo este asunto.

¿Qué se busca entonces con esto? Porque hasta ahora, solo veo que han logrado exponer sus puntos de vista individuales, sobre un problema que nos toca es a todos. ¿Por qué no se hacen estas cosas internamente, en la universidad, con los ESTUDIANTES, que son los únicos realmente interesados en esto? ¿O acaso Natalia Ávila y todos aquellos que la vienen apoyando no consideran que los estudiantes estamos abiertos al dialogo y la discusión? ¿No creen que si realmente Silvia no lo escucho, o los desatendió, nosotros los estudiantes podríamos haber escuchado sus objeciones al respecto de la tesis de Natalia Ávila y todo lo demás que se supone esta mal? ¿No somos nosotros los estudiantes la única y verdadera fuerza que puede llegar a ejercer presión para que las cosas cambien (aparte de ser los verdaderamente beneficiados de esos cambios)?

Porque si se pretende que ustedes nos estén representando, o estén representando nuestra opinión (la de los estudiantes), están muy equivocados. Cada uno tiene algo que decir, y creo que este tema debería tratarse dentro de la universidad, pero no estoy hablando de dirigirse a las directivas, estoy hablando de que se discuta con los estudiantes. ¿Por qué no se hace una convocatoria para reunirnos y hacer un foro o alguna cosa parecida donde se expongan y discutan estos supuestos problemas, y se examine que es lo que esta pasando con nuestra carrera y nuestro futuro?

Puede ser que no se haga, porque sencillamente a ustedes no les interesa. Ustedes quieren lograr un objetivo personal (Lo cual no esta mal) y nada mas. Pero en ese sentido, creo que pueden olvidarse del apoyo de los estudiantes, pues hasta aquí no veo en que me va a beneficiar a mí apoyar todo lo que se dice aquí. Creo que mas bien están generando un ambiente de malestar he insatisfacción (Aun mayor del que ya hay) que solo puede conducir a mayores males, y a ninguna solución.

Pero sobre todo, me parece gravísimo, que dentro de toda la retórica que se ha usado para desprestigiar a Silvia, nosotros los estudiantes, y todos los profesores, también salgamos injuriados y acribillados por las palabras punzantes y demasiado subidas de tono del señor Victor Albarracion. Lo he comentado con muchos, compañeros míos y profesores, y al parecer, nos queda la sensación de que lo que usted pretende señalar, aparte de todo el despotricamiento general de la facultad, es que los que aun estamos en el programa de Bellas Artes de la Tadeo (estudiantes y docentes) somos unos ingenuos, unos borregos incapaces de criticar o de reflexionar y de tomar un criterio propio frente al problema mas simple que se nos llegue a plantear. Según usted, nosotros no producimos trabajo artístico relevante, y somos unos mediocres incapaces de generar conocimientos, en pocas palabras nos están regalando el titulo, y en el proceso, nos dedicamos a hacer farándula, tal vez, o yo que se. Y todos los profesores que aun están en la Tadeo, o que han ingresado luego de la salida de otros, son unos inútiles (según usted) secuaces de Silvia, que lo único que hacen es secundarla y no son capaces de tomar una posición critica frente a los problemas de la universidad.

Y si eso no es lo que quiso decir, me perdonara, pero se ha equivocado entonces en la manera de dirigirse a todos nosotros, y en la manera de abordar sus ideas y exponerlas aquí. Porque es eso lo que muchos de nosotros, dentro de la universidad, pensamos, y muy al contrario de lo que usted pueda pensar, esto solo nos dice que usted realmente no tiene absolutamente nada que decir, pues en ese tono, y en esos términos, solo se deduce una falta absoluta de argumentos, o simplemente, de verdad en lo que se pretende denunciar.

Nicolás Castro Plested


8 comentarios on “donde no hay ni villanos ni héroes…”

  1. Santiago dice:

    Apreciado Nicolás:

    Debo confesarle varias cosas…

    …la primera, es que no soy un fan de Victor Albarracín. Espera, eso no es cierto. Déjame ponerlo así:
    no era un fan de él cuando estudiaba dentro de la universidad. Ahora bien, habiendo abandonado la Tadeo y cruzando las grandes aguas, veo que muchas de sus afirmaciones e irritaciones que en mí generó en su momento tenían un fundamento y unas raíces impresionantemente largas. No soy un fan de él, pero, hay que concederle la razón si alguna vez la tiene, digo yo.

    Ud. afirma que Sylvia esto, Sylvia lo otro, Sylvia-Sylvia.
    OK.
    Pregunta: ¿CUÁLES SON LOS APORTES FÍSICOS REALES A LOS ESTUDIANTES?

    Que yo sepa, no ha generado ningún espacio en el cual no entre el logo de la Tadeo Lozano en juego. Por otra parte, ha realizado jugadas interesantísimas como meter a un profesor de VIDEO a dictar clases de GRABADO EN HUECO, un oximoron tan lógico como poner a un ajedrecista a catalogar flores tropicales. Continuando, ha deshecho algunas clases con enfoque alternativo, como las clases que fueron dictadas por Silvia Suárez o Fernando Uhía o Luis Eduardo Ruiz. Y no olvide la INMENSA (aja, como no) cantidad de recursos que la Universidad pone a disposición de los estudiantes para el trabajo e investigación plástica -es decir, de MATERIALIZACIÓN DE PARLA- durante la carrera, previa a la tesis o durante la tesis.
    ¿Le parece lógico tener que pagar por su asesor de tesis, cuando la universidad debería hacerlo y suministrarle todo tipo de bibliografía para ello? ¿Cuándo ha visto usted que se haya creado una videoteca contundente, una biblioteca especializada en las varias épocas del arte sin que pese un discurso que ni entiende la directora, un salón de herramientas para oficios artesanales que tal vez tengan relevancia en estas instalaciones posmodernas? (por favor, lo último lo digo sin sarcasmo, es en serio mi pregunta).

    Y si hay aún una negación para conocer estas verdades en un espacio ajeno a la Universidad le voy a recomendar un dato que es recurrente en la respuesta de Mejía, Albarracín y Compañía: EN LA UNIVERSIDAD NO HAY ESPACIOS DE DISCUSIÓN EXISTENTES QUE NO RECIBAN PRESIONES REPRESIVAS AGUDAS EN SU CONTRA. Ahora, le pregunto: ¿tiene validez alguna ir a la Universidad a ir a hablar para que con cifras desmientan estos argumentos?. La respuesta es, no. Le puede funcionar al Salgareño, pero para este caso, no aplica. Si se llegara a hacer una convocatoria para una discusión a nivel estudiantil, se tomaría como un boicot y un atentado en contra de la universidad: recuerdo yo una instalación que se intentó realizar hace unos años en la universidad, que involucraba el modificar de sitio la entrada de la universidad y cruzar el ingreso de la universidad, trastocando entrada por salidad y tapando las ventanas con los mapas de recursos de la universidad, en claro señalamiento de los abundantes espacios de artes… y a ello le siguió la muy “cómica” aparición del Vicerrector gritando a voz en cuello que eso era atentar contra la propiedad privada, insultando a la estudiante, etc, etc, etc. Si un estudiante hace con una instalación un comentario sobre el flujo de la universidad y la masificación estudiantil y es recibido con cuarenta piedras en la mano, no crea que a un docente o ex-docente por solo serlo le vaya a ir mejor.

    No creo además que haya la suficiente madurez mental para hacer un debate de este calibre en los estudiantes.

    Puede haberle dolido mucho la sugerencia de borregos, pero es que borrego es el que como borrego actúa querido Nicolás.
    Nómbreme el PRIMER grupo de estudio autónomo estudiantil. De periodos del arte e influencias que nos han heredado a la cultura colombiana. De inclusión de afropolítica en las instalaciones en Suramérica. Del feminismo y el marketing de guerrilla para desvirtuar y destruir los avances arrojados por el mismo. La lista es larga pero no hay UN grupo cohesionado que tenga un interés especial. Yo sé como funciona bien gran parte del estudiantado, siempre viviendo con miedo de hablar porque de pronto lo echan, o, quién lo diría, de pronto lo tildan de revolucionario o mamerto. La otra mitad está drogada, la otra mitad aprovechándose de su estatus de artista y teniendo sexo a lo que le da el cuerpo, la otra mitad pensando en buscar una carrera ‘real’, que le de dinero.

    Agrego algo:
    por el hecho de que estén estampando camisetas, dibujando calcos o haciendo videoclips o performancias,
    no indica PARA ABSOLUTAMENTE NADA que estén realizando un aporte cultural de ninguna clase a los pequeños reinos culturales y sociales de Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena, etc.

    Están simplemente estampando. Pero la producción artística toma en cuenta otros tipos de procesos, un proceso de mercantilización y otras cosas que son desagradables pero que hay que verlas como reales para poder colaborar con el andar de nuestras obras entre ellas. El resto es ser fashionista, estudiar arte porque es Cool, porque estamos tan fuertemente mediatizados que somos incapaces de ver que mientras carecemos de distancia de la Estructura que nos ha apelmazado en producción y obra: somos el chip útil de un sistema inútil.

    Por favor, Nicolás:

    *Pas de replâtrage, la structure est pourrie.*
    No le pongas parches, la estructura está podrida.

    Cordialmente,

    Santiago Estero.

  2. Nicolás Castro Plested dice:

    Ni yo soy Sylvia para responder por sus actos, ni soy yo la viva representación de un estudiante promedio de artes, ni tampoco conozco a suficientes de sus integrantes, como para saber si los perfiles estudiantiles que usted propone tienen algo de real o son solo generalizaciones gratuitas.

    Si todo en la dirección de la facultad de artes de la Tadeo fuera absolutamente caótico y negativo, creo que ya se habría derrumbado y esta ya no estaría más. Alguna cosa habrá tenido que salir bien de todo esto, a pesar de todas las cosas negativas que se le achaquen, para que no se halla extinguido ya. Pero tenga en cuenta que yo no asumo estar del lado de nadie, tan solo quiero ver la verdad, y considero que ver solo lo “malo” no es un buen ejercicio para esclarecer el panorama general de lo sucedido, alguna cosa buena a tenido que producirse (Pero me aburren las competencias de “a ver cual lista es mas larga”, y no tengo tiempo para hacerla ahora)

    Pero sobre todo, porque al contrario de lo que usted asegura, yo no me creo lo primero que me vienen a decir. Necesito mayores pruebas de lo que se diga para tomarlo lejanamente como algo cierto.

    Tampoco me arriesgaría, como usted hace, a decir que cierto grupo (Bastante numeroso) de personas no produce ni hace nada (Según usted, ni estudiantes ni profesores…) Siempre existen cosas que por no darse a conocer, no quiere decir que nunca vallan a hacerlo. Hoy dentro del taller o academia, mañana quien sabe donde, puede que en la galería o museo de su preferencia, o incluso, en algún lugar donde genere mayores beneficios.

    Y sobre todo, por fuera de la universidad pueden estar pasando muchas cosas más, alrededor de los que están en ella.

    Condene a la facultad, a sus estudiantes y profesores. En cuanto a lo que a mi respecta, sus afirmaciones siguen siendo una opinión sin una sustentación visible ni sólida, desgraciadamente. Pero tenga por seguro, que así como me tomo la tarea de ver que es verdad de lo dicho por Albarracin, tratare lo mismo con sus afirmaciones.

    Y sobre todo, tenga en cuenta que como ya se dijo con anterioridad, para usted no esta en juego nada, pero para mí, esta en juego TODO. Para usted es muy fácil “destruir y comenzar de cero”. Para mi eso aparece como una utopía irrealizable-

    Nicolás Castro.

  3. Santiago dice:

    Nicolás:

    Disculpe que arranque con un tono sarcástico, pero… ¿¿¿algo de real???
    Le manifiesto que esto no es producto de una generalización ni de una falta de observación de los estudiantes de la carrera y el mismo entorno en el que se desarrollo -el hábitat o medio ambiente desarrollado por los estudiantes-.

    Por otra parte le aconsejo seriamente que revise las propuestas que estaban en el texto anterior escrito, y que busque si existen en real, si han existido, si hay una base de datos sobre ellas, etc., etc., etc. Me achaca ud. que pienso que es una solución destruir y comenzar de cero, cuando ni entre líneas ni de forma directa lo señalo: señalo, eso sí y muy directamente, que **los huecos en la cátedra de Bellas Artes son terriblemente inestables y explosivos debido a una autocracia que opera la ahora Directora del programa**.

    La verdad dicha por muchos ex-alumnos y alumnos que conocieron a Manuel Santana es que fue Manuel el que mantuvo en su sitio y apoyó los procesos de una gran parte del estudiantado. Esto es innegable y pruebas abundan entre tutores y estudiantes.
    Ahora, otra cosa que le quiero comentar: por favor, no me de concesiones que no pedí respecto a la lista. Ud. mismo en su texto comentó que los estudiantes estaban listos. Pero no expone las razones reales o vias de hecho realizadas para lo cual lo estén efectivamente. Yo le proveí con una lista mínima de hechos que indican el por qué NO lo están ahora. Elija una carta de esa mano y contraste su validez…

    Sobre los profesores, sé que en la Tadeo han habido buenos profesores, profesores que conocen su tarea bien y otros que no convencen más allá de un discurso no materializado en los procesos de su obra; y no retiro el ejemplo que puse específico sobre un profesor que *conoce muy bien su área* trabajando otra que no domina porque, en serio, no es cuestión de versatilidad ni la excusa de los nuevos medios; es que falta criterio para contratar así una pieza -haciendo una analogía maquinaria- que tiene una forma *diferente* de la que necesitamos en el rompecabezas: siendo esta pieza NECESARIA COMPLETAMENTE, ¿por qué no ubicarla en el espacio en que más pueda aportar y no lanzarla a que empate por que sí, así la misma pieza busque por todos los medios acomodarse y adaptarse al medio en que está [¿im?]puesta?.

    Sí, es un grupo bastante numeroso de estudiantes los previamente descritos en mi comentario anterior. Sí, ocurren estos fenómenos y otros de orden más pesado en la facultad y solamente reconociendo las sombras es como apreciamos las luces, Nicolás. Yo no condeno a todos los estudiantes al abismo eterno, porque no hay tal -y no lo trato como discusión bizantina-, mas sí me parece una falta de respeto absoluta la forma de proceder de una facultad que tiene una orientación errática y de una comunidad estudiantil que no se ha dado cuenta de su ATOMIZACIÓN y que la adora pensando que es vacuna efectiva contra sus dolencias.
    Respeto su posición personal de decir que lo mío es una opinión sin sustento, mas lo invito a que plantee esas preguntas…
    …porque en caso de alguna de esas cosas sea cierta, indica que hay un malestar que hay que corregir para mejorar.

    No crea que para mi no está en juego nada. El poder es el poder y el círculo del arte en Colombia es como una cama muy pequeña donde se duerme todo el hotel… todos saben algo sobre la ropa interior del otro. Lo sé y me ha constado de muchas formas. Uso este espacio para expresar y liberar cosas que observé y sugerí desde tiempo atrás y que sugiero y observo en tiempo actual…
    …y releyendo su texto encuentro algo curioso y es que comenta: “Y sobre todo, por fuera de la universidad pueden estar pasando muchas cosas más, alrededor de los que están en ella.” Y eso me alegra, porque ese fue mi espíritu por un tiempo en la universidad… y apoyo cualquier creación… pero, ¿no le parece un poquito un exceso de narcisismo decir que ‘ah, no, pues si no lo ve adentro ¿quién le dice que no haya afuera, ah?’ ?.
    Es tiempo de que salgan a la verdadera luz esos momentums acumulados. Menos hipótesis de trabajos colectivos/conflictivos/revolucionarios y más realidades expuestas, porque si no aparecen, la inercia lleva a seguir las pautas que da el ambiente universitario y estudiantil actual, que ambos sabemos, puede ser a veces agridulce y eso desencanta, desenamora.

    Yo también quiero la verdad. Quiero que me digan que estoy equivocado con procesos reales en mano. Mas le comento que esperé durante más de un par de años para verlo, pacientemente observando, y nunca pasó, nunca sucedió… tal vez sea este ahora el momento y tenga la fortuna de verlo usted desde adentro. Si es así, no dude en ponerlo en conocimiento en la Esfera que a muchas personas le interesaría saberlo.

    Gracias por contestar la nota. Deseando que pueda continuar aportando de forma interesante a este proceso,

    Santiago E.

    P.s.: Feliz Halloween.

    P.s.2: El texto de V. Albarracín para Arcadia estuvo de lujo. ¿Lo leyó? Lo recomiendo. Galerías como La Pared tendrían algo que comentar al respecto…

  4. antonio josé díez dice:

    Hace ya doce (12) años egresé de la Tadeo.

    Deseo exponer únicamente , que si bien no estoy enterado de qué cosa o cosas, han disparado este debate, sí encuentro algo en común entre el caldeo de ánimos actual, y un par de sucesos de esa época en que estuve allí.

    Creo que lo mejor es intentar ser objetivo (aunque se asegure que, éso, es imposible).
    Ante 3 circunstancias distintas, en cada una de las cuales el alumno como individuo, (y el artista es, corrientísimamente, INDIVIDUAL), se hallaba en dificultades que surgían de su relación con la academia,
    (La Tadeo); como por ejemplo: pagar un semestre completo para recibir una sola materia, -la cual era por cierto un experimento, finalmente malogrado; en el que el alumno hacía una especie de pasantía en alguna institución del tipo “museo tal”, donde terminaba por verificarse que esa pasantía únicamente le servía a la universidad, pues el trabajo desempeñado por el alumno era totalmente innecesario, como tomar medidas entre un cuadro y otro del Museo Nacional y la altura a que estaba colgado, para que cuando pintaran las paredes, éstos volviesen a quedar en su lugar preciso (ocurrió literalmente)-. Ante la denuncia por parte de los estudiantes, la universidad resolvió cambiar de museo a los inconformes y cuando yo, en compañís de otra estudiante nos sostuvimos ante el profesor responsable, los demás (23), dijeron que todo estaba bien por sus partes…

    Los otros dos ejemplos, mejor los dejo de lado porque este basta para entender; solo quiero decir, que la INDIVIDUALIDAD se hace una necesidad, no solo porque para crear es imprescindible, sino porque en la práctica UNO está solo, aunque un combo lo desee negar. Y es mejor así.
    La universidad es ante todo diplomática, de buenas formas y se inclina a favor de quienes tienen el poder (ya sea de crear escándalos), y no me consta que favorezcan a quien se halla en posesión de la razón, se hacen al lado de los leones como en la ley de la jungla.
    Esta última afirmación es válida, ántes (inmediátamente antes), y después de Silvia. Sin ningún rencor lo digo hoy, pero es así de simple.

    Y aunque suene sentencioso: Olvídense de grupos si se creen artistas, y de facultades de arte que hagan artistas.

  5. Nicolás Castro Plested dice:

    Una de las cosas que inicialmente me hicieron algo escéptico frente al trabajo del problema de Natalia Ávila, su consecuente “socialización”, y toda la diatriba de intervenciones de Víctor Albarracin y el ¿ex? representante estudiantil de la facultad, fue que pienso (Y aun lo hago) que la pertinencia de esta discusión es inicialmente interna. No niego que su publicación por una vía como esta puede tener alguna buena intención, y que de hecho puede lograr su cometido (El de tal vez presionar para la búsqueda de una solución), pero yo me mantengo en mi posición de intentar algo primero al interior, que es donde creo que se pueden lograr las soluciones que necesitamos los estudiantes, y es que al final, solo a los que estamos por graduarnos nos importa realmente si la Tadeo y su facultad de artes están bien o mal.

    No voy a revelar nada aquí, de lo que estoy haciendo (Y no hablo sobre mi producción artística…) porque sencillamente no me parece correcto o no veo la necesidad (Por ahora) Solo diré que algo estoy haciendo, y no estoy solo.

    De cualquier forma, ahora que tengo tiempo, y según mis conocimientos que aun no son muy extensos en ese tema (Cosa que esta en proceso de cambio) me tomo la tarea de responder las preguntas que pueda responderle, de su texto anterior:

    – ¿Le parece lógico tener que pagar por su asesor de tesis, cuando la universidad debería hacerlo y suministrarle todo tipo de bibliografía para ello?

    Hasta donde yo se, se están asignando (Hablo del ahora, y no desde hace mucho) asesores de tesis a los estudiantes. Conozco muy de cerca el caso de una compañera mía, que esta en proceso de desarrollo de su tesis, e incluso ya esta ad portas de la sustentación, y ella misma tubo la libertad de escoger quien fuese su director, y esta persona la representa frente a los jurados, que valga aclarar, al parecer, ya no contaran con la presencia de la directora de la carrera (Otra novedad al parecer desconocida por aquí…) –

    – ¿Cuándo ha visto usted que se haya creado una videoteca contundente, una biblioteca especializada en las varias épocas del arte sin que pese un discurso que ni entiende la directora, un salón de herramientas para oficios artesanales que tal vez tengan relevancia en estas instalaciones posmodernas?

    Nunca (Cosa que puede cambiar) –

    – Por favor, Nicolás:

    *Pas de replâtrage, la structure est pourrie.*
    No le pongas parches, la estructura está podrida.

    Me disculpara, pero intuí que se refería a que cualquier intento de reparación de la actual facultad, tal y como esta (Con su directora incluida) era inútil. –

    En la facultad han sucedido varias cosas últimamente, y ha habido cambios notables, que cada cual juzgara según su criterio. Por citar algún ejemplo, hoy en día se pueden presentar tesis grupales, cosa que antes no se podía, y cambio, entre otras cosas, por la solicitud de Natalia Ávila para hacerlo (Bueno, eso lo supongo yo, en realidad…)

    Una crítica que yo le haría a usted y a los que han estado opinando últimamente sobre la situación de la facultad, es que tal vez no estén totalmente actualizados en los últimos acontecimientos y en los cambios que ha habido. Esto lo se porque e hablado con bastante gente ya (Profesores que aun están en la Tadeo, todos ellos muy buenos docentes, excelentes en toda la extensión de la palabra) y se que hace falta actualizarse para saber de lo que se habla aquí, y no porque los tilde de ignorantes, si no porque eso enriquecería sus discursos, les dejaría menos tiempo para las descalificaciones personales (De las cuales, no veo objetivo alguno), y si mas tiempo para la critica verdadera, en pocas palabras, llenaría sus opiniones con un mensaje real y palpable a la gente que necesita “despertar”. Lo invito a que trate de enterarse de lo que ha pasado últimamente, porque realmente le hace falta saber mas sobre lo que esta pasando ahora.

    Porque es a eso a lo que me refiero en la falta de argumentos, o cuando digo que aquí solo se exponen opiniones personales. Las cosas han cambio, hay que “atacar” la realidad actual, y no problemas del pasado que o bien degeneraron en nuevos problemas, o han mejorado, y ya no están.

    No se lo niego, hay mucho por hacer, mucho que esclarecer, muchas cosas que mejorar.

    Por ultimo, repito de nuevo, y para que no se olvide, mi discurso intenta ser neutral frente a los “bandos” que parece haber en todo esto, esta es mi posición personal, individual, subjetiva. Estoy en busca de la verdad, nada más.

    Nicolás Castro.

  6. Santiago dice:

    Saaaaludos.

    Una cosa que me agrada mucho sobre la carta de Antonio es su frase final, que es menos sentencioso de lo que se podría imaginar: no es la Academia la que hace al artista, lo mismo que el monje no se hace por tener un hábito o saberse un *Sanctorum*. Esto no lo digo con un ánimo de ‘uy sí, todos somos artistas’, la ecuación de la ignorancia suprema confundida con el eclecticismo profundo, no.
    Lo digo porque es verdad, el proceso artístico depende del músculo personal y anímico del individuo.

    Pero hay una cosa en la cual yo enfatizo y es que si estamos pagando por una transmisión de conocimientos debemos obtener lo que pedimos, lo que necesitamos y lo que nos nutra para poder explorar y desarrollar/sanar/coordinar los procesos actuales. No hay facultad perfecta, hay siempre juegos de poder, pero no habrá equilibrio hasta que no nos empoderemos EFECTIVAMENTE como voz coherente.
    Y eso implica sacar la discusión de los bordes de la Universidad y quitarle de una vez por todas ese aire de decencia y buenos modales a algo que tiene un toque en muchos casos opresivo, siniestro.
    Y eso implica delucidar abiertamente nuestro proceso dentro de la Tadeo y hacia el futuro inmediato de nuestra carrera y las ventajas enormes de hacerlo público es que le permiten a estudiantes que van a entrar a la universidad empezar a conocer un poquito más esta realidad de lo que vivimos los estudiantes universitarios y quitarse tanta venda que solamente se termina quitando por allá en el 5to semestre, cuando se debe entrar con esos pies de plomo a las carreras de interés, para evitar pérdida de CUALQUIER tipo de capital -no se olvide que en el estudio se invierte emocionalmente y también económicamente-.

    Recordé de forma tardía que ahora tenían sus asesores de tesis. Creo que es una figura reciente, algo de este semestre, ¿no?. ¿Con qué condiciones les están corrigiendo las tesis? ¿Cómo están planteando los parámetros de los acercamientos plásticos a la realidad colombiana del “arte como una costura”…? (Y la frase no es mía, así que no se me levanten en armas, la dijo un profesor de dibujo mucho más vaca sagrada que yo…)
    Volviendo a los asesores, ¿qué procesos se PUEDEN hacer en la políticamente correcta salubridad tadeísta?
    Todas preguntas que investigo y no encuentro respuesta clara. Sigo investigando.

    Bueno, vamos a otros temas. Temas como las tesis grupales, temas como los asesores y temas como la graduación masiva no son índices de que el proceso esté siendo llevado adecuadamente. Yo lo que le he planteado a compañeros míos de la universidad es: ¿cuáles son las riendas de esa súbita graduación masiva? ¿Salir de niños acumulados y ponerlos en rotación, tipo hogar sustituto ICBF? O acaso, ¿es tan fértil el terreno de la Tadeo y se ha ampliado tanto el compás que permiten comentarios de orden político y científico?.
    Soy algo escéptico a las posibilidades de lo último, pero *seguiré* investigando.

    Finalmente, quiero darle otro granito de arena:
    ¿es interesante, diría ud., el hecho de que no haya UN medio de comunicación de los estudiantes de la Facultad de Artes de la Tadeo Lozano?. Contrario a la opinión de Antonio, no hay que enfocarse en el UNO solamente, hay que aprender a poner los trapos al sol para que cambien de color. Yo nunca fui un estudiante estrella en la universidad -por razones que no vienen al caso, me pasé más tiempo trabajando para vivir que viviendo para estudiar-, pero recuerdo con mucho cariño las exposiciones de Paulo Licona, Humberto Junca, Miller Lagos y Fernando Escobar, amén de Fernando Uhía y Luis Eduardo Ruiz, porque me enseñaron a ser crudo con mi trabajo y a no tragarle entero a nadie las ínfulas del arte “subjetivo, libre e individual”. Y también me enseñaron a no comerme el cuento de una **pluralidad aparente** sino a BUSCAR una **pluralidad EXISTENTE**. Estoy hablando que variedad en técnica y la posibilidad de enfrentar el discurso del lenguaje social con el trabajo social real es la clave para poder como estudiantes aprehender lo que quieren lograr muchos posmodernos o situacionistas. Estoy hablando que no puede haber imparcialidad mientras no haya otra voz definida que la mediática.

    Le estoy diciendo a los que leen esto que a menos que materialicen lo que piensan claramente en un medio continuo de información, no vale la pena alegar sobre una individualidad que NO EXISTE, porque uno es parte de la masita complaciente de siempre. El estado de ‘Individuo’ se gana a pulso en esta vida, laboral y socialmente. Del resto, nadie es imprescindible.

    Comunicación y exposición. Esa es la clave por estos días.

    Bueno, mi tiempo en este café virtual se ha acabado. Como siempre un cordial saludo y gracias por seguir dando datos.

    Antes de que se me olvide: ¿por qué será que una facultad que trabaja con fotografía no puede tener acceso cuando se le de la gana a los laboratorios, cámaras digitales y análogas propias varias y computadores de última línea solo para ellos, ni descuentos estudiantiles para material y otros?. ¿Qué, es que acaso el señor ex-Mazda no oiría una partida de los estudiantes solicitando esto justamente…?
    Curiosidades, curiosidades.
    Espero noticias de un candidato al grado próximas, así que… later.

    Cordialmente,

    Santiago Estero.

    P.d.: Sí, la estructura está podrida. No es la facultad, pero está siendo una cabeza visible de la misma. Así que, sí, por favor, no le ponga parches a la misma, más bien, le conjuro a que busque qué procesos iniciados por estudiantes tienen posibilidades de restauración y recuperación….

  7. sputnik dice:

    LA INDUCCIÓN

     

    Esta semana los estudiantes del programa de Bellas Artes de la Empresa llamada
    "Universidad Jorge Tadeo Lozano" tuvimos la oportunidad democrática
    de votar para elegir al representante estudiantil ante el comité académico.

    Recordemos
    que desde hace cinco meses en las reuniones de aquél organismo, este importante
    puesto ha permanecido vacío pues el ex-representante estudiantil Edwin Sánchez
    fué destituido inmediatamente llegaron a los oídos de la directora del programa
    que este "conflictivo estudiante", en un sitio de internet llamado Esfera
    Pública
    , estaba hablando mal de la empresa.

    De la firma al amaneramiento: un texto sobre mi
    facultad

    http://esferapublica.org/nfblog/?p=1000

    OFF THE RECORD: "No nos patiemos la
    lonchera"

    http://esferapublica.org/nfblog/?p=1062

    Por esos días se escuchó que aquél estudiante tan desleal con su alma mater
    quiso que uno de sus compañeros (otro de los problemáticos) lo reemplazara ya
    que la directora muy convenientemente, aún en contra de los estatutos legales
    de la empresa y tal como ocurrió, quería dejar este puesto vacío.

    Frente
    al peligro de tener otro tropiezo, como el que supuso que la voz elegida para
    representar a los estudiantes se alzara públicamente expresando el descontento
    que sentía frente a la dirección del programa, y anticipándose al inevitable
    posicionamiento de otro representante estudiantil, ya que pareciera que los
    "buenos estudiantes" se estaban volviendo "malos" por tener
    opiniones negativas sobre los procedimientos de las directivas, la institución comenzó a
    incitar la proyección frente a la comunidad académica como los "estudiantes ejemplares" a cierta selección de alumnos que pueden encajar muy bien con
    el perfil que identificó Victor Albarracín quien fué profesor del programa:

    "…el perfil de los primíparos aceptados a la carrera
    empezó a cambiar, y un cierto matiz de desadaptación difusa que caracterizaba a
    los estudiantes fue poco a poco reemplazado por niñas bien vestidas, educadas y
    desganadamente sonrientes que no tenían, a fuerza de ascepcia, ninguna
    intención de llevar la contraria a nadie."

    A punto de comenzar el presente periodo académico (I-2008), trascurriendo los primeros
    días de febrero, los nuevos estudiantes que iban a ingresar a la carrera de
    Bellas Artes en la empresa Universidad Jorge Tadeo Lozano tuvieron, tal como ocurre en otras instituciones, una primera
    jornada llamada “inducción”. La cual incluyó
    un ameno tour por las instalaciones que conforman el campus universitario,
    donde se les mostraban las bellas zonas verdes, los talleres y todo aquel
    andamiaje que hace parecer a la
    Tadeo un lugar de alta dignidad académica. También algún
    profesor se prestó a contarles las bondades del programa, el honor del
    sentimiento Tadeista y la lealtad que le deben profesar al establecimiento que
    les conferirá la educación profesional.

    Por
    otra parte, en esta jornada de inducción, a quienes actualmente cursan el
    primer semestre se les presentó a una "estudiante ejemplar", quien
    demostró cómo últimamente la institución ha apoyado los proyectos que a su vez
    le ha incitado a proponer y principalmente proclamó su candidatura al comité
    académico. Supongo que en general mis compañeros de primer semestre habrán
    percibido esta intervención por lo menos con un olor extraño; hablando con uno
    de ellos me decía: "Eso fue mas bien sospechoso, ¿Donde están los otros
    candidatos? (…) Al final nos decíamos: ¡Porqué nos están promocionando a esta chica
    de esta manera!"
    . Sin embargo sólo por la sospecha pienso que no
    habría que quitarle peso al andamiaje de verosimilitud institucional, por el
    que esta candidata quedó presentada formalmente como la única elegible.

    El
    pasado martes, 26 de febrero, fue el
    día de las elecciones del representante estudiantil al
    comité académico del programa de Bellas Artes, como era de esperarse (según la inducción de voto por la
    candidata institucional) no ganó el estudiante que podría problematizar, más que facilitar, el progreso de los anómalos manejos que ya sabemos. ¡Ganó la chica ejemplar! Tan querida por la administración
    de la empresa. Ganó la que no pone problema, no le gusta discutir ni se mete a
    saber de esos asuntos tan complejos que últimamente tanto alboroto han causado y
    le han quitado la tranquilidad que requiere para dedicarse en los talleres a lo
    que le corresponde; Se les escucha a las buenas lenguas de sentimiento y lealtad tadeista: “Ella
    no es de esos estudiantes que critican, ella produce
    ¡Y hay que ver por
    ejemplo su dedicación a la labor del dibujo! Por la cual hace cosas tan
    bonitas imprimiéndole esa estética infantil que la caracteriza con la que rescata la ingenuidad
    para el mundo actual, tán politizado."

    Como
    estudiante hoy representada por esta Niña bien vestida (gracias a un "proceso democrático" tan francamente anómalo como el que se dió) no me queda más que felicitarla por posicionarse tan bien frente a las directivas prestandose para
    esta estrategia institucional de inducción. Con la presente denuncia de hechos (que cualquiera puede corroborar preguntandole a los estudiantes de primer semestre o hablar con la representante) no creo que ella entienda la situación que asumió (ojalá así fuera) pero si quiero advertirle que hare valer en su cargo la voz que tanto necesitamos los estudiantes conscientes de la crisis administrativa, ética y académica en la que cada vez nos vemos más sumidos.

     

    ATT: Niña
    Mal Vestida

    Estudiante
    de Bellas Artes

    UJTL


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.