El Analfabeta Comprometido

La política analfabeta, o sea despojada de la función argumentativa y de referencias explícitas al futuro. es la forma en que hacen política los grupos interesados en estrategias de reproducción o de generación de cambios solo adaptativos; útiles en los momentos de continuidad, en que se trata de que la sociedad siga la trayectoria ya trazada”

Tomás Moulian. De la Política Letrada a la Política Analfabeta.

Un salón de clase de 11o. Grado. 10 niños. La maestra pregunta quien era Marx. Nadie responde. Alguien se atreve. Tan solo dos manos, con temor, se alzan. La maestra pregunta uno por uno a los 8 restantes, nadie sabe. Se acaba la clase y en el recreo tenemos una nueva “banda de hermanos” de 8 niños. La solidaridad a través de la ignorancia ha creado un grupo, la génesis de algo futuro. Los dos niños que sabían la respuesta, sin mucho espíritu guerrero, son unos parias ahora. ¿La razón? Colombia es un país donde la ignorancia crea solidaridad entre los individuos, ésprit de corps: guerrilla, paramilitarismo, estado, prensa, son comunidades, “bandas de hermanos”, creadas con base en la solidaridad que crea la ignorancia mutua y la preferencia por la astucia.

Hasta ahí hay algo de previsible. Pero que la ignorancia sea tambien la condicion para ser aceptado y motivado en el mundo de la cultura y las artes es ese punto donde el rio de lo preocupante desemboca en el mar de lo patético.

La cultura política de los “artistas comprometidos” y “políticos” es, al no existir una catedra de filosofía politica o historia política en las facultades de Bellas Artes, una sub cultura aprendida oralmente en la rumba, en la cafetería o en la opinión encontrada en la prensa, en la televisión, en Pirry y eventualmente, en conferencias de curadores o artistas europeos que, – a su vez y siguiendo la idea de que como las utopías han llegado a su fin, – piensan y difunden la idea de que disciplinas como la teoría o historia de las ideas politícas ya no tienen validez alguna.

Es decir el ésprit de corps creado por la ignorancia es global, pandémico. Teorías como las de Rancière no son más que la consagración académica de que la ignorancia es una cosmovisión (1) desde el momento en que la mítica sensibilidad analfabeta que ya promovió el proto-posmoderno Rousseau en su Contrato Social

“la ignorancia y la igualdad son la pura esencia de la felicidad, la garantía de su preservación y la esencia de su moralidad”…

es el nuevo motor de la historia y el “cambio”. El artista y el filósofo posmoderno saben muy bien que la única manera de secuestrar la política para la causa que les ha encomendado el capital neoliberal es redefiniéndola. Y nadie mejor que Rancière para completar ésta misión ocultativa al decir que

“La política no es el ejercicio del poder”

sino la lucha por el “reconocimiento”. La lucha para que “lo que se dice” y “lo que se muestra” pueda ser enmarcado por el Estado en la cultura nacional.(2) Qué más da que esas capas sociales candidatas al reconocimiento sean explotadas por sus patrones, que no alcancen a la media diaria de calorías o proteínas, o que los niños tengan que trabajar para equilibrar la canasta, si finalmente han logrado gracias a la labor del artista, del periodista, a las políticas culturales del Estado y a la ideología slummer dominante, obtener el reconocimiento cultural de sus bailes, sus fiestas o de los deportes autóctonos que practican…pero sobre todo de sus desgracias que son el valor de su reconocimiento cultural, el espectáculo con contenido moral, en Inglaterra, Suiza y el resto de Europa (3)

Lo que ha sucedido en éste punto es una redefinición de la política que busca conservar el capitalismo tal y como está. Hablando claro, es una redefinición reaccionaria de la política. Gracias a esa redefinición el capitalismo ya no corre el riesgo de que nada amenace su PODER, puesto que la única arma que le queda a la sociedad para usurpar, bien sea una parte o la totalidad del poder, es una noción inútil, un símbolo inútil. Y lo que es peor. Si la sociedad quiere encontrarlo de nuevo, deberá iniciar una expedición a los museos, las galerías y las bienales. Y si quiere encontrar alguna herramienta teórica deberá escarbar en declaraciones de artistas, catálogos de galería y textos curatoriales.

Existe un ejemplo muy simple de cómo se redefine un concepto para hacerlo inútil. Tomemos la palabra TIGRE. Vamos a redefinirla para suene con la misma fuerza, pero de tal modo que todo el que no sepa cómo comportarse frente a un tigre crea que, a partir de ésta nueva definición, es de hecho es un maestro en lidiar con tigres.

tigre1.

(Del lat. tigris).

1. m. Mamífero carnívoro de la familia de los Félidos, digitígrado, doméstico, de unos cinco decímetros de largo desde la cabeza hasta el arranque de la cola, que por sí sola mide dos decímetros aproximadamente. Tiene cabeza redonda, lengua muy áspera, patas cortas y pelaje espeso, suave, de color blanco, gris, pardo, rojizo o negro. Es muy útil en las casas como cazador de ratones.

Es, en efecto, mediante un sistema casi perfecto de permutaciones tramposas como ésta que la política ha logrado ser redefinida por el posmodernismo. El peligroso tigre es ahora un gato. Lo único que queda es el terrorífico nombre; es como si el Cálculo hubiera sido redefinido como aritmética o como si el fútbol hubiera sido redefinido para que los troncos y los torpes ganen siempre, ( que es a menudo lo que pasa también, nietzscheanamente, en el arte). La cultura politica del artista no es otra cosa hoy dia que un acto de superstición y de magia y como magia está basada en la repetición de ciertas palabras con poder mágico y mántrico: político, comprometido, denuncia, urgencia, desplazado y asi ad nauseam.

Es decir, el artista utliza el metodo de saturación de la publicidad. Repetición y saturación oral y escrita. En el video de la presentacion de la nueva Alzate que circuló alguna vez la palabra política se repite unas 20 veces en 3 minutos y seria un… ejercicio divertido… examinar las declaraciones “teoricas” de nuestro artistas comprometidos para hacer algun tipo de estadistica de la frecuencia del uso de dichas palabras. La palabra politica es, finalmente, el valor publicitario promocional agregado que vende la mercancia. La palabra politica es al arte politico lo que la palabra fluor es a la crema de dientes.

La redefinición posmoderna de la politíca es el desmonte de la politica. Y el desmonte de la política se logra separándola de su efecto sobre la ley y el poder como quiere Rancière. La politica ya no representa un obstáculo para la expansion de los negocios puesto que tiene que ver con el arte y la sensibilidad y no con la ley. Y cada día que un artista “analfabeta/comprometido” habla hoy de política, no hace mas que apretar un poco mas el corsé, la tuerca que permite que el capitalismo viva un dia más y es en ese sentido que podemos llamar al “arte comprometido” una nueva forma de colaboracionismo pomposo, pedante y reaccionario.

Carlos Salazar

—–

(1) “En el año 1818, Joseph Jacotot, revolucionario exiliado y lector de literatura francesa en la Universidad de Lovaina, empezó a sembrar el pánico en la Europa sabia. No contento con haber enseñado el francés a los estudiantes flamencos sin darles ninguna lección, se puso a enseñar lo que él ignoraba y a proclamar la palabra de orden de la emancipación intelectual: todos los hombres tienen igual inteligencia. Se puede aprender solo, sin maestro explicador, y un padre de familia pobre e ignorante puede hacerse instructor de su hijo. La instrucción es como la libertad: no se da, se toma. Ella se aleja tanto de los monopolios de la inteligencia como del trono explicador”
Ver Rancière. El Maestro Ignorante. Laertes, 2003

(2) “Politically, Rancière favors the concept of equality. “Politics exists when the figure of a specific subject is constituted, a supernumerary subject in relation to the calculated number of groups, places, and functions in a society” (p. 51). Translated into layman’s English, Rancière is saying that politics is the struggle of an unrecognized party for equal recognition in the established order. Esthetics is bound up in this battle, Rancière argues, because the battle takes place over the image of society — what it is permissible to say or to show.” Ben Davis. Rancière for Dummies. Artnet Magazine. Aug 17, 2006

(3) “El pueblo, que es el sujeto de la democracia, y por lo tanto el sujeto matricial de la política, no es el conjunto de los miembros de la comunidad o la clase obrera o la población. Es la parte suplementaria en relación a cualquiera de las partes contables de la población que hace posible identificar la cuenta de los incontados con la totalidad de la comunidad.” Jacques Rancière.11 Tesis sobre la Política. 2001


6 comentarios on “El Analfabeta Comprometido”

  1. andrés hoyos dice:

    Por si acaso, se dice: “El analfabeto comprometido”. La palabra admite ambos géneros, según se sabía de antemano. A veces también es sinónimo de “artista contemporáneo”.

  2. carlos salazar dice:

    En el foro de “LA COMUNIDAD DEL FÚTBOL”, que a mi como hincha me parece super autorizado, encontramos la interesante historia del uso en América de la palabra “analfabeta” en masculino. En Colombia, según ellos, el primero en utilizarlo fue Sanín Cano como afirma él mismo en 1945 en la Revista de Indias al traducir en 1887 “Il Secolo Nevrotico” de Paolo Mantegazza. En italiano se dice
    “analfabèta”

    analfabèta [analfa’bɛta]
    agg., s.m. e f.
    sm
    chi non ha appreso a leggere e a scrivere

    y seguramente Sanín Cano lo dejó asi en su traducción. Me remito a “LA COMUNIDAD DEL FÚTBOL”:

    ¿Los analfabetas o analfabetos?

    En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga: “Ese profesor es un analfabeta”, lo cual parece una “contradictio in terminis”, y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor): “Pizarro, analfabeta…” Y en 1909 Rómulo Gallegos (Una posición en la vida): “nuestros analfabetas preceptores”.

    El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, Méjico, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: “Juan es un analfabeto”, “María es una analfabeta”. El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras. De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a- para el masculino?

    Sanin Cano, en la Revista de Indias, de 1945, dice que él fue el primero en usar analfabeta en Colombia, al traducir en 1887 Il secolo nevrotico, de Paolo Mantegazza. La palabra no figuraba en ninguna forma en el Diccionario de la Academia y la adoptó del italiano por analogía con otros masculinos en -a-: ilota, poeta,nauta, atleta, acróbata, autodidacta, esteta, etc. Pero hay que distinguir los acabados en -a- etimológica (poeta, nauta, etc) de los que tienen una -a- ultracorrecta, que no se justifica ni por el griego ni por el latín. De este tipo es autodidacta, muy usado en Hispanoamérica (“Sarmiento es una autodidacta”, aunque hay actualmente una fuerte tendencia a favor de autodidacto, que es lo etimológico y lo académico. Del mismo tipo es analfabeta.

    Analfabeta y autodidacta no son de ningún modo casos excepcionales. Una cantidad de cultismos de origen griego tienen -a- final en masculino a pesar de que en en griego acababan normalmente en -o- (ómicron). En la Lengua general parece impuesto políglota, que la Academia admite hoy junto a polígloto, que trató de imponer en vano. Y también hermafrodita (la Academia también admite hermafrodito), rapsoda (se usa también bastante aeda, aunque lo académico es aedo) y estratega (la Academia prefiere estratego). En nuestros tiempos se han impuesto de manera análoga psiquiatra y pediatra (iatros es el médico en griego), que en rigor etimológico debieran ser psiquiatro y pediatro.

    http://foro.univision.com/univision/board/message?board.id=hinchas_futbol&message.id=723353&page=7

  3. Clara Camero dice:

    Muy interesante el artículo. Por mi parte seguiré usando la expresión analfabeta simplemente porque me gusta por eufonía y por ortografía.

  4. Anónimo dice:

    Quisiera hacer un comentario sobre el tema del término analfabeta. Ese comentario de Clara Camero es lo que se dice un aforismo, memorable hasta para esculpirlo. ¿Dónde puede haber eufonía en un error? Pero ¿cómo puede hacerse eso por ortografía?, ¿qué es “ortografía”?

    1. f. Conjunto de normas que regulan la escritura de una lengua.

    2. f. Forma correcta de escribir respetando las normas de la ortografía.

    Mañana voy a sacármela en la 15 por decencia. Al paso que vamos.

    Al menos esa explicación va al grano: a ella le gusta “analfabeta”. Yo no tengo educación, siempre oí decir “analfabeto”, la educación en Colombia hace decir “analfabeta” y hace usar subjuntivos con verbos como creer (no crean que yo “sea” estúpido) o saber (no sé si “sea” un buen ejemplo) . “Te expresas tan mal que se nota que has estudiado.”

    De repente me resulta tan claro: el extremeño asilvestrado en el trópico empieza a olvidarse de la Castilla de donde llegaron los que le enseñaron el romance elaborado (puede que sus abuelos hablaran árabe o un romance más rudimentario), y se cree el dueño de las palabras, un poco como la distancia lo pone a salvo de las leyes de la Corona y le permite crear las suyas propias. De esa actitud viene la creatividad institucional o la acomodación de las normas al interés más espurio o más mezquino. El ejemplo da hasta para que la gente sienta que puede inventarse el nombre de sus hijos, la hija de Andrés y Clara se llama “Ancla”, suena bonito, “Ancla”. Ya está. Si sonara más a inglés sería mejor todavía: Preison, Herli, Ferney… ¿Quién ha dicho que hay que obedecer las listas de nombres de los otros?

    Ustedes leyeron que yo iba a sacármela en la 15 por decencia, pero “sacármela” es cuando contraigo los músculos de la cara hasta que los labios producen la forma de un paréntesis que se cierra. Es que a mí me gusta decir así. ¿No soy libre para expresarme como quiero?

    ¿Cómo voy a ser libre? El que es libre es Baldomero Sanín Cano, él se la sacó en la séptima y después todavía se jactaba. ¿A qué viene la explicación de que fue el primero en decir eso? Muy mal, yo fui el primero en tirarme un pedo en una boda. No siento orgullo.

    El vicio de poner terminaciones en “a” en determinadas palabras de origen griego viene del francés, según explica Manuel Seco: en esa lengua masculino y femenino terminarían en “e”. Trasladar eso al castellano fue el producto de la ignorancia de algún traductor, como la lamentable invención del término “inequidad”. Eso empezó muy temprano, por ejemplo con palabras como “autómata”. Ya nadie pretende que se diga “autómato”, pues el término “heterodoxo” tiene muchísimo arraigo, pero el forcejeo ha pasado al polígloto y al estratego. ¿Por qué ponerlo más atrás en un término que no admite discusión, que nunca se encontraría en un libro publicado en España ni en ningún periódico español? Porque ¿qué necesidad hay de seguir lo que dice el diccionario? Entre nosotros queda bien el puntito de hipercorrección, se lo hemos visto a la gente en la que pretendemos integrarnos, ¡a tal punto que resulta eufónico y ortográfico! Es una muestra de que se puede ser arbitrario y desenfadado y no se está sometido a los tiranos de la Academia. Como cuando yo digo “sacármela” por lo que los idiotas esos llaman “sonreír”.

    Aparte de eso, no entendí nada del artículo. Si se pretende demostrar la corrupción del lenguaje de los artistas conceptuales e instaladores y demás charlatanes, uno siente que no hay suficiente distancia de ellos. ¿Se les reprocha su chavismo o su antichavismo? ¿Se quiere decir que hay alguna política, sea en el arte o fuera, que no sea chavismo o antichavismo? ¿Todo eso de “reaccionario” está dicho sin ironía, se pretende que esos artistas son próximos a Fernando Londoño y a Enrique Gómez Hurtado y que deberían buscar la sensatez en la línea de Abad Faciolince?

    No entiendo ni mú. (Sólo ahora se me ocurre que “ni mú” es puro eufemismo de “ni mierda”.)

  5. LA TRADICION IGNORANTE DE OCCIDENTE

    La ciencia política y otras yerbas contemporáneas, quieren hacernos creer que el hombre y la mujer sólo pueden ser felices con teorías. Creo que no hay necesidad de haber oído hablar de Marx para comprender las inquietudes políticas de Carlos Salazar, su preocupación por la justicia, su solidaridad con los desposeídos y sus esperanzas por un mundo menos cruel. Entiendo que el mundo que tiene en mente es uno, en el cual la «ignorancia» deja de ser un argumento para justificar y ejercer la crueldad en el «ignorante», el equivocado, o el desviado.

    Tampoco hay necesidad de haber oído hablar de Marx para comprender que descalificar como ignorantes a todos los que no han leído los mismos libros que nosotros, es por lo menos un error estratégico de quien sabe y de quien ama la verdad. La tradición ignorante de Occidente lo ha considerado así. Cuando creemos estar más seguros de nuestros saberes, debemos arrojar un manto de duda sobre todo ese saber, mucho más cuando ese saber es teórico, cuando está alejado de la práxis, de la cotidianidad; así se lo mostró Sócrates a los sabidos de su época. Su estrategia para persuadir a sus coetáneos griegos de la necesidad de revisar sus creencias sobre el mundo, fue mostrándose como ignorante, siendo efectivamente ignorante; mostrándose ávido de ese saber del que gozan los ignorantes.

  6. antonio josé díez dice:

    ERUDICION Y/O CULTURA

    TODOS, somos ignorantes si para calificar de tal a alguien, se apoya uno en lo que éste desconoce.

    La erudición por un lado es algo, y la cultura otra cosa.

    “(…)
    La erudición se limita a conjugar la abundante lectura con la precisa comprensión de la obra. La cultura puede implicar no una lectura extensa; lo que fatalmente implica es lo que, en general, suele ser el resultado de una lectura extensa -la actitud de espíritu que viene señalada por una absorción profunda de todo lo que lee, ve, o, de cualquier otro modo, experimenta.
    En esto consiste, pues, fundamentalmente, la diferencia entre la erudición y la cultura: que, mientras la erudición es una cuestión de cantidad, la cultura lo es de calidad; que, mientras la erudición alcanza, sólo en sus efectos psíquicos a la inteligencia, la cultura alcanza a todas las facultades del espíritu, incidiendo sobre la sensibilidad y al mismo tiempo sobre las facultades simplemente intelectuales.
    En el fondo, la distinción real consiste en que el erudito no es imaginativo, y el hombre culto , por el contrario, sí lo es…”

    Por eso, les transmito la fuente: Sobre arte y literatura, Fdo. Pessoa;

    El(os) artista(s), como el(os) político(s) en cuestión (el(os) artista(s) de la exposición en conflicto con el Embajador Medellín, y éste), son profunda y recíprocamente, ignorantes del mundo del otro.
    Puede cada uno ser, a su modo, dentro de la especialidad de cada uno, erudito.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.