algo va del MAM al MamBo

A propòsito de la Cátedra Marta Traba que realiza la Universidad Nacional de Colombia en Bogotà, transcribo una de las respuestas a la entrevista concedida en 1975, con motivo de la exposiciòn COLOR, presentada en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. En ella, la aguerrida crìtica de arte manifiesta sus conceptos acerca del significado que debe tener el trabajo de sus colegas. Al mismo tiempo, con actitud visionaria, se refiere a situaciones que luego tendrían lugar y que aún se mantienen en la escena plástica de la capital del país.

CBO: “…se dice que no ha existido ni existe una verdadera crítica de arte en los países de América latina. En cuanto a Colombia como observa este fenómeno?

MT: Yo creo que sí hay gente que se ocupa de escribir sobre arte y que tiene además un pensamiento crítico. Tengo un poco la sensación de que los críticos están ocupados en otras tareas que les lleva mucho tiempo, por ejemplo, Eduardo Serrano que es una persona muy seria para enjuiciar una obra y un movimiento, está ahora ocupado en el Museo de Arte Moderno y eso, me imagino, también lo desvía de su trabajo de escritor y crítico, verdad? Lo mismo pasa con Rubiano (Germán) que está ocupando el puesto de director en el Museo de Bellas Artes de la Universidad (Nacional). De manera que no están realmente todo el tiempo encima de esa formación del público a la cual se debe el crítico. Me parece que el crítico no tiene nada que ver con el artista en general, no tiene que dictarle al artista ningún tipo de norma, pero sí tiene que indicarle al público más o menos cuáles son los valores que deben señalarse y que debe ver en lo posible en los artistas. Ese trabajo didàctico es muy importante entre nosotros porque el público es muy desinformado, tiene muy poca cultura en nuestros paìses; me parece que no lo están llevando a cabo con tanto rigor o, por lo menos, con continuidad, como se debería. Y creo que el caso de un crítico como Medina (Alvaro) el cual considero que tiene un pensamiento serio y que puede perfectamente desarrollar una labor crítica, me parece que, por desgracia, está –no sé- motivado mal contra una serie de cosas que son sumamente importantes y que ataca sin ton ni son, y que eso descalifica su labor de crítico. Un crítico que llama al MAM, mambo, y que se ríe todo el tiempo de la labor seria que hace un museo, desgraciadamente queda como fuera del interés que tienen para mí los trabajos mucho más conscientes y más serios. Pero él tendría posibilidades si en algún momento quisiera tomar otra actitud más positiva.

__________

Carlos Barreiro Ortiz



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.