La toma del MoMA (Ocuppy Museums)

Dentro del movimiento indignado yanki (Ocuppy Wall Street) se ha formado un grupo de acción especificamente dirigido al sistema del arte denominado Ocuppy Museums.

Desde ciertos sectores del mundo del arte se ha criticado -ver video de James Kalm- una postura excesivamente naif por parte de Ocuppy Museums al dirigir sus críticas hacia los museos y no hacia las grandes galerías que son las que mantienen un mercado del arte elitista y especulativo.

También se le ha criticado una cierta falta de imaginación a la hora de proponer sus acciones. Por ejemplo, Charlie Finch, co-autor del libro “La mayoría del arte apesta”, se quejaba de la cantidad de oportunidades que se están dejando pasar para hacer acciones de protesta al estilo fluxus, como ocupar la torre Trump, el ferry de Staten Island o todos los baños públicos de NY.

:

El movimiento ha sido organizado por un artista, Noah Fischer, y su manifiesto se publicó el pasado 19 de Octubre en el blog de Paddy Johnson:

“El juego ha terminado: vemos el funciomiento piramidal de los templos del elitismo cultural controlados por el 1%. Ya no va con nosotros, los artistas del 99%, el permitirnos ser engañados para aceptar un sistema jerárquico y corrupto basado en la escasez y en la falsa propaganda, dirigida a la absurda elevación de un genio individual por encima de cualquier otro ser humano, todo por el beneficio monetario de la élite más elitista. Durante la última década y más, los artistas y amantes del arte han sido víctimas de la intensa comercialización y la cooptación del arte. Somos conscientes de que el arte es para todos, en todas las clases y culturas y comunidades. Creemos que el movimiento Ocuppy Wall Street va a despertar una conciencia de que el arte puede unir a la gente en lugar de separarlos como el mundo del arte hace en nuestro tiempo actual …

Seamos claros. Recientemente, hemos sido testigos de la ecuación absoluta del arte con el capital. Los miembros de los patronatos de los museos montan exposiciones de artistas vivos o muertos que coleccionan como si fueran paquetes de deuda. Las exposiciones tienen el propósito de inflar el mercado. Están jugando con el fuego del canon de la historia del arte mientras que sólo ven bailar signos de dólar ante sus ojos. La amplia aceptación de la autoridad cultural de los museos más importantes ha hecho que estas amadas instituciones se conviertan en agencias de calificación corruptas o en sociedades de inversión, estampando el sello de su autoridad y su aprobación en el endeble arte corporativo y en tratos fraudulentos.

En las últimas décadas, las voces disidentes han sido silenciadas por el gran capital en una situación de miedo provocada por la necesidad de sobrevivir. Para hacer realmente una critica de las instituciones, para alzar la voz contra el exceso repugnante de fiestas y astronómicas subastas fuera de lugar en un momento en el que el resto del país sufre y se aprieta el cinturón, había que ser amargos, iracundos, impopulares. Esa era la crítica de un mal perdedor. !Es hora de poner fin a ese silencio pero no con amargura sino con fuerza y ​​con amor! !La ocupación apenas ha comenzado y la creatividad y el poder del pueblo ya ha despertado! El Movimiento Occupywallstreet traerá una era de nuevo arte, la experimentación cierta fuera de los estrictos parámetros establecidos por el mercado. ¡Museo, abre tu mente y tu corazón! ¡El arte es para todos! ¡La gente está en tu puerta!”


En la prosa denotamos una cierta simpatía por aquellos otros manifiestos que se redactaron y difundieron en los 60´s (la fuerza del amor). Aunque los que cerraron los museos en aquella época no eran precisamente representantes del flower power. Los Motherfuckers, que se denominaban a si mismos como “una banda callejara con análisis”, firmaban este manifiesto que se publicó en el primer numero de la revista Black Mask en 1966:

“Está surgiendo un nuevo espíritu. Igual que en las calles de Watts ardemos con la revolución. Asaltamos a vuestros dioses… cantamos vuestra muerte. DESTRUID LOS MUSEOS… nuestra lucha no se puede colgar en las paredes. Dejemos que el pasado se derrumbe con los golpes de la rebelión. La guerrilla, los negros, los hombres del futuro, todos os estamos pisando los talones. Maldita sea vuestra cultura, vuestra ciencia, vuestro arte ¿A que fin sirven? Los asesinatos masivos no se pueden ocultar. El empresario, el banquero, el burgués, esa ostentación y esa desmedida vulgaridad, siguen almacenando arte mientras asesinan a la humanidad. Vuestra mentira ha fracasado. El mundo se levanta contra la opresión. Hay hombres a las puertas esperando un nuevo mundo. La maquina, el cohete, la conquista del espacio y el tiempo, son las semillas del futuro que, libres de vuestro barbarismo, nos llevarán hacia delante. Estamos preparados…”

“El lunes 10 de Octubre a las 12:30 cerraremos el Museo de Arte Moderno. Este acto simbólico se lleva a cabo en un momento en el que América se encamina hacia una destrucción total y marca el comienzo de otro frente de lucha mundial contra la opresión. Buscamos una revolución total, tanto cultural y social como política. QUE EMPIECE LA LUCHA”.

Los Motherfuckers lograron su objetivo, los empleados del MOMA asustados por el manifiesto, cerraron ese dia para evitar situaciones conflictivas. En sus paredes, los Motherfuckers colgaron unos carteles donde daban cuenta del éxito de su acción.

OCupa el Museo 2.jpg

Mientras los Motherfuckers querian destruir los museos, Ocuppy Museums apuesta por mantenerlos aunque bajo otros modelos de gestión, por devolverlos al pueblo(el arte es para todos, dicen). Sin embargo ¿podríamos ver Ocuppy Museums como una renovación de una práctica de arte político, cada ver más depotenciada, como es la crítica institucional?

Ocuppy Museums no apunta al sistema cerrado del arte, que ya criticaban los artistas, sino a la influencia del capital sobre lo que se institucionaliza. Si la legitimazición del artista que hacía critica institucional venia dada por la mismas instituciones contra las que arremetía, la legitimidad de Ocuppy Museums se traslada a la asamblea pública de Ocuppy Wall Street

Si la crítica institucional que ya se daba en el ámbito artístico ha acabado devorada por sus contradicciones y su progresiva cooptación e incorporación al canon, asi como por su incapacidad para socavar las estructuras desde dentro, Ocuppy Museums está desplazando el lugar de la crítica institucional haciendola pública, y de este modo posibilitando una discusión abierta, más allá de la esfera artística, sobre como se generan los contenidos que los museos exhiben, promovidos por las mismas élites contra las que se clama en Wall Street.

PS: Por cierto, los Motherfuckers también en su época estuvieron por Wall Street.

:

publicado por Contraindicaciones

 


One Comment on “La toma del MoMA (Ocuppy Museums)”

  1. Salsita dice:

    Galería Sisben::Salsita:::MoMA


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.