Sin aliento: El museo como espacio de debate: entrevista con Ana María Lozano (transcripción y tentativa para un índice)

Sin aliento: El museo como espacio de debate: entrevista con Ana María Lozano (transcripción y tentativa para un índice)

Tentativa para un índice

Motivación: profesionalización y transformación. El Museo alquila sus salas. Se rompe el contrato social con público y artistas. Abandono físico y simbólico de las obras de la colección. Mercadeo privado en el Museo versus programaciones culturales financiadas por instancias públicas. Lanzamiento de productos nuevos en las salas del museo. El mercadeo es acrítico. Transformación del organigrama y del Museo. Subordinación y eventual extinción de la función de curaduría.  Cambio de funciones y abandono de compromisos adquiridos. Traslapo e incompatibilidades de un portafolio combinado compuesto por el alquiler de salas, las boletas de entrada, las donaciones a la colección, los giros del Ministerio y del IDCT (y potenciales aportes privados). Ausencia continuada de políticas culturales y de unos “códigos de buenas prácticas en los Museos” (cfr. Nota 1 & 3, abajo). El museo como un puente. La anomalía del Museo Nacional. Circulación de información y de capital simbólico. Museos invisibles o disueltos a la transparencia. Vínculos entre los museos, El Ministerio de Educación, Colciencias y otras instituciones no mencionadas. La práctica empírica y su deseable transformación hacia lo profesional. Descalificación de la práctica empírica. Un acervo simbólico que se ha construido con donaciones de obras. Constituir memoria. Caso del renovado Museo de Antioquia y Museo de Arte Moderno de Medellín, opuestos a La Tertulia de Cali y al Museo de Arte Moderno de Bogotá. Estructuras reflexivas e impermeables. Hacia una dirección y gestión profesional. La exposición de Beatriz González. Lograr una autonomía del museo  frente a los poderes del Estado y del Mercado. Guiones de museos. Ir al contexto contemporáneo. Efectos colaterales de la carencia y de las funciones no satisfechas, exuberancia de espacios fugitivos. Un museo situado al margen del territorio de la discusión. El museo hermético, el museo reflexivo.  El espacio efectivo y real de las obras fugitivas. Valor de obra como capital simbólico y como valor de mercado. Museos de arte moderno contemporáneo. Conservación de una colección y preservación de un acervo. Mantenimiento, exhibición e investigación de las colecciones del museo. El sentido o la ausencia de propósito en la formación profesional. Designación de las personas en los cargos. Ser profesional es ser graduado. Desinterés en observar las tensiones del lenguaje del arte. El profesional escolarizado como factor de esperanza para la transformación en los museos. Defensa y desencanto de los programas académicos.

 

Transcripción

Jaime Iregui: estamos haciendo una serie de revisiones a los debates de esferapública, que son, eh, bastantes debates los que se han dado desde el año dosmil, que fue el año que inició actividades esfera, el…  eh, empezamos con el debate a las barbies, y más que una revisión al de, al caso de las barbies, no?, es una revisión como a una serie de problemáticas que se dan en los museos,  en el que este debate ha desarrollado una serie de líneas de discusión, no? en torno al tema del curador, en cuanto al tema del mercado, en torno a los temas de cómo afecta el campo del mercado a los museos, como algunos museos simplemente no sobreviven y cierran o se aíslan, o, o se vuelven otro tipo de cosas, o, o también el caso de, de de pronto como los museos si no se profesionalizan no se transforman, y también si no mantienen un diálogo con la comunidad, pues también eh, es otro tipo de discusión, o sea, son varias líneas de discusión las que hay allí, y, más que quedarnos en, en el tema  de lo que sucedió en el dosmiltres, la idea, no?, hoy, hablando con Ana María Lozano, va a ser como que Ana María nos cuente un poco cómo ve el, eh, cómo ve este debate  nueve años después, Ana María fue, es curadora, fue curadora del Museo de Arte Moderno en ese momento, era, estaba, ella dirigía el departamento de curaduría, y la pregunta sería como esa, bueno, Ana María, como ves ese debate, eh, qué aprendizaje tenemos de ese proceso, y cómo lo sitúas ahora, o sea, cómo qué cosas han pasado después de ese debate que podamos como relacionar con ese tema o con algunas de las líneas de discusión que se desprenden del debate de las barbies…

Ana María Lozano: eh, sí, me parece que tiene todo el sentido hacer, hacer este, este debate, y no solamente esta discusión si no, si no, varias discusiones, y ciertamente en, en la, de, de los dosmil para acá, eh, que se ha transformado profundísimamente el, el campo del arte, y el campo del arte en Colombia, eh, va a haber unas, eh, discusiones que, que se ins, que se… pasan por esferapública, que, eh, serán discusiones centrales y fundamentales, no solamente para debatir el comportamiento del arte colombiano, eh, si no el comportamiento del arte en general, en el globo, hoy día, con todas las características y componentes que tiene esa palabra globo de com, de complicadas…  eh, simplemente, hum,  querría comenzar dando un, un pequeño y tal vez breve contexto, eh, dando más información respecto a, a qué estaba alrededor de, de, de…  esa venta que hace el Museo de Arte Moderno al, del cuarto piso, a Mattel, porque eso fue, no era una exposición, la gente lo llama exposición, eso no era una exposición, es que el Museo de Arte Moderno le vendió a Mattel el cuarto piso por un mes…

Jaime Iregui: esa exposición iba para las tiendas de los museos, o esa exposición era…

Ana María Lozano: esa exposición era…

Jaime Iregui: …por…

Ana María Lozano: …era una exposición de centro comercial…

Jaime Iregui: sí, ahá, que se mostró, se mostró esa exp…

Ana María Lozano: …era una exposición de centro comercial que, eh, el Museo, desde su gerencia de mercadeo se la pide a Mattel y le vende el espacio…

Jaime Iregui:  …le vende el espacio…

Ana María Lozano: por una cifra además bastante, eh, deplorable además…  eh, la, el contexto es que, eh, el museo venía con una, con un problema, eh, económico grande, eh, de var, vario años hacia atrás, eh, con deudas contraídas enormes, eh, con un decrecimiento más bien en su, en su capacidad de, de, de gestionar dinero, y en cambio con unos compromisos cada vez más grandes en términos de, de costos acarreados por, por el propio funcionamiento del museo, eh, y Gloria, eh, encontraba, su modelo era el, el Guggenheim, que era muy interesante lo, las posibilidades de conseguir recursos que gestionaba el Guggenheim, entonces en ese momento, eh, contrata a una persona, que viene de, de, de un mercadeo, de televisión por cable, desde luego no tenía la menor idea de en qué consistía un ámbito museal, y le propone que sea el gerente de mercadeo del, del Museo…  hem y esta persona, eh, empieza entonces a, a tratar de conseguir recursos, una de las maneras como, como él ve que puede conseguir recursos es vendiendo las salas, que es lo que, lo que eventualmente también hace el Museo del Chicó, y, y el Museo Nacional, eh, para un evento, para un lanzamiento de un libro, para un lanzamiento de algún producto, hem, en algunas ocasiones nos consta que los museos procuran que esa venta de sus salas se lleven a cabo en horarios que no interrumpan las exhibiciones y que aquello que se esté produciendo allí, por ejemplo eh, una cena en homenaje a alguien…

Jaime Iregui: (tose). Uhum…

Ana María Lozano: eh, no vaya en detrimento del aspecto misional de la institución y tampoco en detrimento, o en contravía, de, de la, de las éticas y de la expectativa que tiene por ejemplo un pú, un público respecto al espacio museal, y, eh, estos meses, eh, la situación de tensión iba en, en un crecimiento, eh, bastante aterrador, en la medida en que esta persona de, de mercadeo cada vez, sin consultar con curaduría, eh vendía a las horas menos sospechadas, en horarios de público, con exposiciones abiertas al público, con compromisos con artistas, con instalaciones y con obras, o con seminarios, vendía las salas, entonces en cualquier momento que yo estaba en, en la oficina, me llamaban y me decían que había una de las salas que la habían cerrado, y que habían puesto vayas y pancartas por encima de las obras, el público entonces pagaba una boleta para ver una  exposición, el artista estaba haciendo una exposición, pero la exposición no se podía ver porque habían vendido para alguna…

Jaime Iregui: …algún evento…

Ana María Lozano: …algún evento, eh, completamente indiscriminado, eh, alguna sala del Museo, entonces, eh, hubo un momento en que en, en esos meses previos a la exp, exhibición de, de, de la barbie, la, la tensión entre curaduría y mercadeo se hizo cada vez más insoportable, hem, ellos sentían que nosotros no los ha, no los dejábamos operar y a nosotros nos estaba to, todo el tiempo, tratando de, eh, eh, nos tocaba vi, casi que vigilar que el Museo se comportara da, según las condiciones precisamente de una ética museal, y por otra parte, respecto a un contrato social y un contrato con los artistas, de estar mostrando las exposiciones que estaba prometiendo mostrar, y al público, haciendo lo mismo, ese público que pagaba por una boleta para ver una exposición, eh, además sin maltratar las obras, en, en un sentido digamos, no solamente simbólico, sino físico… entonces, eso, eso venía sucediendo digamos varios meses antes de que sucediera el, eh, la exposición… eh  por otra parte me parece importante señalar que, hem, el Mu, el Museo estaba sacando un boletín, ese, ese boletín mercadeo se lo empezó a apropiar, y entonces en el boletín le importaba muchísimo señalar que había eh una venta de bodega o unos precios muy económicos en algo, en algún producto de la tienda, y entonces el boletín del Museo se convertía en lo importante que era la tienda, y, y eventualmente anunciaba si había un seminario, en ese momento yo todo el tiempo estaba programando seminarios que tenían que ver con unos apoyos, precisamente, prestados tanto por en Ministerio de Cultura como por, en esa época, IDCT, entonces también con el boletín empezó a haber una tensión muy fuerte, porque desplazaba las, las propuestas que hacía educación, las propuestas que hacía curaduría, para poner un énfasis muy grande en el aspecto de, de las ventas por ejemplo de la tienda… eh, ese es el contexto en el cual el señor de mercadeo se comunica con Mattel, posiblemente dadas sus conexiones con tvcable

Jaime Iregui: (tose)

Ana María Lozano:  …la televisión con cable con la que antes trabajaba…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: …(bebe un sorbo de agua) y le ofrece, y le ofrece un piso… y pues Mattel queda matado…

Jaime Iregui: es un puro arriendo que le hacen, les ceden el piso y les dan un dinero, un dinero por el piso…

Ana María Lozano: claro!

Jaime Iregui: … por equis días…

Ana María Lozano: …perfecto, que es lo mismo que hacen algunas galerías de muy poca monta…

Jaime Iregui: si

Ana María Lozano: …y es que a, a la galería no le importa quién presente obra, si paga…

Jaime Iregui: …si paga, claro…

Ana María Lozano: …y si paga su coctel, y si paga la tarjeta…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: …pues no le importa…

Jaime Iregui: …no es el proyecto sino el, la billetera, un poco…

Ana María Lozano: …es la billetera…

Jaime Iregui: si

Ana María Lozano: …no hay proyecto…

Jaime Iregui: si

Ana María Lozano: …eh, cultural alguno…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: importante también mencionar que esto que él hace con Mattel lo, lo, lo hizo con muchos ámbitos diversos eh, y fue el caso de la Universidad de los Andes, sin consultar tampoco con curaduría, él se fue a la Universidad de los Andes, y lo mismo ofreció el Museo, sin contar con curaduría, y eh, una persona que en ese momento, eh,  era el director del Departamento de Artes, eh, me comentó asombrado, que no podía entender cómo, eh, llegaba como un interlocutor por parte del Museo de Arte Moderno a, a la Facultad de Artes,  en grande, en, en Los Andes…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: …a ofrecer el Museo, para lo que ellos quisieran en  términos de curaduría…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: hem… bien, entonces es así como, como se lleva a cabo la, la, la exposición de, de barbies, y, hem, me parece que es fundamental recoger eh digamos qué fue el, el punto culminante de, de ese estado crítico, y es que hum, era algo que ya estaba en cierto sentido evidenciado por la práctica pero Gloria en esos días me lo dijo, eh, furiosa, eh a partir de un cambio eh que yo hice en el boletín, porque otra vez eh salía eh en grandes, en la primera página, la, la tienda y sus rebajas y las, las, eh, las informaciones sobre curaduría estaban perdidas en algún rincón del boletín, tanto como las de educación y los seminarios, y fue que me hizo claro que el organigrama del Museo había, había cambiado, cosa que yo, de lo que yo nunca fui informada, y que eh el departamento de mercadeo estada por encima del merca, del departamento de curaduría…

Jaime Iregui: estaba… por encima!?

Ana María Lozano: por encima… entonces, el organigrama había sido transformado, sin conocimiento, mío…

Jaime Iregui: del departamento de curaduría…

Ana María Lozano:  y no solamente eh había sido transformado, sino que había sido transformado de una manera bastante radical, porque entonces yo era subalterna del departamento de mercadeo… el señor por otra parte fue ascendido y llegó a ser el Subdirector del, del Museo sin tener ninguna noción, absoluta de, de arte… entonces, digamos que el, el, la presencia de las barbies en el cuarto piso, incluido el, el regalarle la palabra exposición, porque eso fue un regalo, eso no era una exposición, desde luego, eso era un, una venta, esa era un lanzamiento de un producto nuevo de Mattel…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: he, le regalaron la palabra exposición, le dieron el cuarto piso, y le, le pusieron a su servicio el departamento de educación… pero esto simplemente lo que yo quiero señalar es que eso era sintomático de una serie de operaciones que, tendían además a ir en crescendo, en donde cada vez el Museo, eh, iba a ser escenario, eh, de la venta de productos y de mercadeos totalmente, eh, de una manera digamos, a, acrítica e irreflexiva, eh, en donde se comprometían sus salas y se comprometía su programación, porque es que la, la programación la comprometieron, empezaron a comprometerla… entonces, digamos que ese es, es el contexto en el cual yo, yo le digo a, a Gloria que yo no, no puedo continuar así, un, un Museo no, no puede estar supeditado al gerente de mercadeo, y curaduría, y, y en ese sentido todo, la razón de ser y la misión misma del Museo, desvirtuarse, porque  lo, lo más triste, por usar una palabra muy suave, de esa situación, es que ella no parecía darse cuenta que estaba transformando el Museo y su misión…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: y que por otro lado además ella tenía unos contratos, o sea si ella quisiese, eh, cambiarle la misión al Museo, y el Museo fuera privado, eventualmente podría ser discutible, pero ella tenía unos contratos con unas instituciones estatales en los que ella se comprometía a una serie de políticas culturales de las cuales ella se hacía completamente desconocedora, eh, y, eh, de hecho, la misma construcción de esa reforma del organigrama, que fue, eh, no sé hoy cuál sea…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano:  no se si ella lo revirtió, no se si, si simplemente me lo dijo y nunca fue, pero pues en el facto sí, sí sucedía, que él era el que estaba, eh, dirigiendo, eh, las riendas del Museo…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: …y decidiendo por sobre, por sobre el espacio museal… entonces, digamos que, he, eso, eh, eso en términos de, de, la, la dificultad que ella tenía para ver en qué consistía su obligación como directora, de dar cumplimiento  una política cultural… en ese sentido, y pensándolo desde hoy, que ha pasado tanto tiempo y han pasado tantos años, a mi me parece que, hum, lo que, lo que yo he revisado por, por fortuna, o por una circunstancia afortunada, pude hacer una serie de pesquisas en, en varias partes del país respecto precisamente a, a las políticas museales, eh, quisiera recoger una idea de, de, de William López, que a mi me parece que, que es harto preocupante, y es que pasado, pasados diez, diez años,han pasado diez años?

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: … han pasado diez años y yo creo que lo, lo primero que debería decir tiene que ver con continuidades, lo segundo que voy a decir tiene que ver con discontinuidades… lo que tiene que ver con continuidades es que aun hoy, eh, no hay una política clara de museos en este país, y no hay una política estatal clara, una posición clara, respecto a los museos en el país, de hecho, eh, por parte de los diferentes entes que deberían sentirse perfectamente comprometidos respecto a, a qué significado, en términos de patrimonio simbólico, capital simbólico poseen los museos, esos entes, eh, no, no parecen producir las claridades necesarias por ejemplo para, para eh coconstituir (entra un mensaje de texto a uno de los celulares) algo tan primordial como una, eh, una…  unos lin, linderos desde los cuales debe comportarse, eh, un museo, cuáles son las políticas culturales y las políticas, eh, éticas, eh, que, que deben seguir los, los museos, no solamente los museos de, de arte moderno…

Jaime Iregui: como un código de buenas prácticas, algo así? (cfr. nota 1, abajo)

Ana María Lozano: un código de, de la práctica museal…

Jaime Iregui: claro

Ana María Lozano: …eh, de nuevo, en, en el, en término un poco como lo dice Cristina Lleras, en término de ser puente entre lo social, cierto?, eh, entre lo estatal, ah, eh, y entre, y, y, y, y ahí yo podría, y entre la Academia,es un puente, el museo… eh, es un puente, además, entre multitud de diversidad de imaginarios, de públicos, de niveles socioeconómicos, ese puente, eh, debe reconocerse como tal y en ese sentido también debe tener un, un código de comportamientos, y (…)… unos linderos, o sea qué,  qué, qué no es posible romper, y que sí es posible cuestionar, o, o cuáles son los, los lugares y los debates que debe dar y debe de hecho liderar el museo pero por ejemplo, qué no es posible que se suceda en un museo, por ejemplo, en un museo de arte moderno…  eh, en ese sentido, hum, el, el hecho por ejemplo de que hoy día todavía el, eh, Museo Nacional, que pertenece al Ministerio de Cultura, sea el Museo de el organismo desde el cual se, eh, asesora pero también se lleva a cabo toda, toda la red de socializaciones entre los diferentes museos del país, es de suyo ya una anomalía, o sea, la, la organización, la estructura actual…

Jaime Iregui: (tos)

Ana María Lozano: …que posee el, el ámbito museal, es una estructura totalmente frágil y vulnerable, el Museo Nacional debería concentrarse y poder concentrarse, en él mismo y en sus programaciones, pero encima de eso él tiene (que) concentrarse en producir un liderazgo entre él y los demás museos del país , lo cual no hace sentido alguno… hum…

Jaime Iregui: …ya… ok…

Ana María Lozano: …y que lo, lo hace difícilmente también un contendor, respecto digamos a, a diferentes instituciones, y una de las que yo tengo en la mente es Colciencias, en términos de un espacio donde, donde, se produce, una de las cosas que se produce, se produce circulación de información simbólica, profundamente…

Jaime Iregui: uhumm

Ana María Lozano: …y eso tiene que ver con el Ministerio de Educación, y el Ministerio de Educación no lo reconoce, Colciencias tampoco…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: entonces, esa fragilidad de la institución museal contemporánea, eh, en ese sentido hablo de una continuidad, sigue siendo frágil, y eso debería estar en, en, en, en debate, sé que una de las personas que ha debatido, y muy seriamente ese aspecto es, es William López… por otra parte, discontinuidades… eh, me, me, yo, lo, lo, lo que diría yo respecto a, a cómo funcionaban los museos hace diez años para atrás, y en especial me voy a referir a los museos de arte moderno, los museos de arte moderno en Bogotá, en, en el país, empezaron a surgir desde la, desde la segunda parte de los cincuentas, en adelante, hum?… el Museo de Arte Moderno de Bogotá, el de La Tertulia, etcétera, empiezan a, a, a, a surgir, posteriormente, en Medellín, y, eh, una singularidad que, que se ve es, es la, la forma empírica como sus directivas empiezan a manejar los museos, sin conocimientos, entre otras cosas, algún conocimiento de administración, eh, y con unas, eh, y con una, hum, muy clara idea de cuáles eran los lineamientos que el mismo museo se estaba trazando, en cierto sentido, pues se podría entender en la medida en que se estaba construyendo la noción de ar, de museo de arte moderno en Colombia, hem, entonces digamos que en esa, por lo menos en esa primera década, la década de los sesentas, podría ser concebible que, que, la, la práctica de, de, en los museos , y muy fuertemente estoy hablando de las directivas, fuera tan increíblemente empírica y en ese sentido tan cándida y tan, he, improvisada… pero una vez ya entradas, digamos la, la década de los setentas en adelante, digamos, la mitad de los setentas en adelante, eh, de hecho hacía inviable, solamente en términos económicos y en términos de gestión cultural, el que tan poca reflexión los museos estuvieran haciendo acerca de qué, en qué consistía hacer gestión cultural, en qué consistía poseer un acervo, porque es, es una de las preguntas que, que yo creo que el Museo de Arte Moderno no se ha hecho, y no ha entendido, no, el Museo de Arte Moderno no ha entendido qué significado tiene en términos de una especie de, de, una responsabilidad enormísima que tiene respecto al campo del arte, en el sentido de que los artistas, él no les compraba obra, el Museo de Arte Moderno, la colección que tiene, que es muy bella, esa colección no la hizo adquiriendo obra…

Jaime Iregui: donaciones

Ana María Lozano: …esa colección, tu lo sabes muy bien…

Jaime Iregui: hum

Ana María Lozano: …  fue creciendo y se fue haciendo, hermosamente, a punta de donaciones… eh, eh, eh, entonces, cada una de esas obras que hace parte de, de ese acervo, que atestigua diferentes periodos del arte colombiano, de una manera extraordinaria, eh, era con, era la contracción de una, de una responsabilidad con un artista que había donado una obra importante…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: …porque no eran obras secundarias, en, en muchas ocasiones eran obras completamente emblemáticas de un periodo de un artista dado… entonces, eh, eh, la, la idea de qué, qué significado tiene el constituir un acervo, en términos de, tiene, tiene que responder por el estado de conservación y del est…, y  también tiene, tiene que responder no solamente por un estado de conservación, por un excelente bodegaje, pero también por estar mostrando la obra para que finalmente se cumpla un sentido y es, eh, uno de los muchos sentidos, y es producir circulación del capital cultural y por otro lado, construir, con, cons, constituir todos los días memoria, la memoria todos los días se tiene que performar…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: …si yo no tengo ni idea quién es, eh, eh, rol…, Luis Roldán, y no es que en todos los días haya exposiciones de Luis Roldán en Bogotá, o en Pereira, me voy al Museo de Arte Moderno a ver a Roldán, o me voy a ver al Sindicato, Alacena con Zapatos, pero pues Alacena con Zapatos duerme en una bodega, ahorita creo que la están mostrando gracias a dios…

Jaime Iregui: (ríe)

Ana María Lozano: (exaltada) entonces, entonces eh, digamos que una, una, un gesto autoreflexivo y crítico en dónde el Museo entendiera en qué consistía lo que él, lo que él representaba, y de nuevo, su, su instancia misional, y, y en términos de la colección, eh, una, un, unos términos contractuales eventualmente de facto, porque pues los artistas no le decían, pero me la cuidas…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano:… pero era obvio que si entra al acervo del Museo, el Museo tiene, es su deber cuidarlas, eh, no, no, esa, esa reflexión no estaba presente y eso pasó en varios museos, eh, del país… hum, en ese sentido yo veo discontinuidades positivas, es decir, yo que, qué he visto ahora, he visto en el Museo de Antioquia, que normalmente, eh, en los últimos años uno lo ha visto, he, con unas direcciones muy agudas y muy acertadas, en este momento tiene, tiene una dirección, eh, profesional, tiene una estructura, eh, reflexiva, eh, que piensa la, la, la interacción público, localidad, región, país, eh, ese giro lo vi, lo, lo he visto, eh, darse en el caso del Museo de Arte Moderno de Medellín que durante tanto tiempo estuvo quieto y casi desaparecido, eh, en una depresión que ya no jalaba a nadie, eh, también en ese momento, eh, redireccionado, eh, produciendo unas trans, o procurando construir unas clarificaciones de cuáles son, también, sus proyecciones a futuro, construyendo digamos una viabilidad económica, construyendo una no dependencia de organismo estatales, pero, pero no por ello entonces una, eh, una laxización digamos de sus expectativas en términos culturales, eso he visto que ha venido sucediendo y los dos ejemplos que yo daría con el Museo de Antioquia y el Museo de Arte Moderno de Medellín…  justamente ambos en Medellín, en donde, me parece interesante mencionarlo, el aspecto administrativo museal está, está siendo autoreflexivo y, y está produciendo los cambios que lo pongan en un, en un contexto contemporáneo, así como sus áreas de curaduría están, están en un contexto del, del mundo de hoy, el Museo Nacional tiene una diversidad de líneas y en esa diversidad de líneas el Museo Nac,  el Museo, perdón, de Antioquia está, está trabajando, eh, pro, procurando, inclusive en términos de guiones museales, en términos de, eh, museografía, produciendo redefiniciones y, y repensamientos, digamos, del propio museo… eh, por otro lado, tal vez terminando, hum, no creo que eso esté pasando, ni tanto en el Museo de  La Tertulia, ni en el Museo de Arte Moderno de Bogota, creo que, eh, el Museo de, de, de La Tertulia, hace ya bastantes años, cambió de directora (bebe un sorbo de agua), me temo que la directora todavía no se ha enterado que pertenece al campo del arte… por otro lado, eh, el Museo de Arte Moderno de, de Bogotá, eh, creo que ha ido cayendo poco a poco en, en, en el olvido de, de su propio público y del propio campo, eh, no, no, no creo ser injusta en decir que cada vez, eh, entenderíamos que suceden menos cosas importantes, aportantes, estremecedoras, en ese espacio, exposiciones muy importantes o conferencias, eh, que estén realmente, eh, tomando posiciones audaces de ruptura, transgresivas, que se esperaría en, que sucedieran y se, y fuesen digamos, eh, el lugar tuviese, tuvieren lugar en el Museo, en un museo de arte moderno, hum, y en cambio, que, lo, lo cual me parece en cierto sentido (sonríe, contenidamente) un, un efecto colateral interesante, pero es un efecto colateral por una carencia y una falta, o sea el Museo de Arte Moderno falta, no hay Museo de Arte Moderno, eh, no veo en qué sentido está interlocutando con los, las cantidades de debates que se están haciendo en el campo académico, en el campo galerístico, en el tema de, de la feria, de Artbo, del mercado del ar…, del arte, o sea, hay montones de, de debates ho…, hoy día, pues esferapública  es uno de esos lugares en los que se estremecen muchas de, de esas preguntas acuciantes, respecto a las cuales el museo es totalmente marginal, no, es impermeable al acontecer del arte actual, y en cambio, digo, un efecto colateral es la profusión de espacios alternativos en Bogotá que es absolutamente exuberante, respecto a la cual yo escribí ahorita un texto para, para Arteria, que es allí en dónde eventualmente  es que están dando, eh, esos debates, en dónde se están produciendo las emergencias de las obras, eh, más incómodas, o de las propuestas más alternativas o más distintas o eventualmente que no tienen lugar, que son menos convencionales o que son más fugitivas, o que tienen menos que ver con el mercado del arte, eso está pasando es por fueras del museo, entonces, en ese sentido, pues, ha sido positivo que el Museo no exista, por lo menos no existe en el campo simbólico…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: …y que, y que entonces todo el resto de la ciudad se volvió un escenario para el arte moderno y contemporáneo, menos el museo… y, y en ese sentido, eh, para pensar qué hacer, porque finalmente esto es una crítica es como para pensar qué hacer, eh, ciertamente, es un, eh, eh, creo que lo que es necesario en estos espacios, eh, tan (pausa) herméticos, al, a la, a la, a procesos autocríticos y, y como al ablandamiento de sus paredes y a permitir penetrar, eh, digamos a la comunidad misma, y a la ciudad, eh, lo, pues nada, lo que hay que hacer es suscitar o proponer una, una actitud, primero que todo menos prevenida, una, una actitud de diálogo, una actitud, por otro lado, ah, eh, que demuestre que le interesa el campo del arte, que tiene algo que decirle al campo del arte, y que, y que tiene, y que en verdad sí tiene puesta dentro de su, de su, de esa fachada, y dentro de esa edificación, eh, una, un, un sit, un, un, toda una actividad que tiene que ver con unas narración, porque finalmente lo que allí, en, en esta ciudad, puesto que es un país tan centralista, esto que se estaría viendo en ese Museo es lo que en cierto sentido está, estaría supuestamente representando, eh,  en muchos sentidos las dinámicas del arte moderno y contemporáneo de, de, de acá… y, y pues, creo que, si esa reflexión no se hace desde ya, cuando entre, entre el Museo a la etapa nueva, eh, auguro un profundo fracaso, y, y lo primero que yo, yo quisiera recordarle al Museo y ya lo he mencionado antes en esta conversación, que espero no esté ya un poquito larga, es que el Museo se tiene que acordar que tiene que mostrar su colección, pero para mostrarla tiene que invertir dineros, importantes dineros, que no se ven, porque los dineros que se invierten en conservación y en espacios adecuados y tecnología adecuada para conv…, con…, conservación de elementos que tienen que ver con instalaciones, elementos que tienen que ver con dibujo, con pintura, y los más heterogéneos que están en la bodega de un museo de arte moderno contemporáneo, es costoso y no se luce… entonces, olvidar un poco el que el Museo esté tan anexado a la noción de lo espectacular contemporáneo y olvidarse de, del museo como un cómplice so…, so…, soterrado de políticas, hum, corporativas, que lavan sus tareas y lavan sus ejercicios, en el mundo de la cultura, que ha pasado en todo el planeta, y poner en primer orden el, el, el estar conservando muy, muy debidamente su colección, y el estar mostrándola, permanentemente, estoy segura que eso disminuiría menos de la mitad sus costos…

Jaime Iregui: uhum

Ana María Lozano: …sacar catálogos, eh, por sectores de la colección, y en verdad estar produciendo investigación, porque la producción de investigación es justamente en el museo, no se está dando, el Museo nunca dio la posibilidad de la investigación, y ahora menos que nunca, eh, pero el, ella misma es un depósito, eh, vivo, digno de ser investigado por múltiples lados y por, por múltiples, eh, digamos, entradas.

Jaime Iregui: Ana María, entonces, bueno mencionas el caso del Museo de Antioquia, del Museo de Arte Moderno de Medellín, no, que se han como profesionalizado, pero también uno piensa que se han profesionalizado porque han sabido como, como lo dice la palabra (scratch de audio [renovar su estructura, renovar su personal]) y que un poco también han hecho como ese cambio que consiste en que la persona que trabaja en el museo tenga formación de alguna manera relacionada o con gestión, o con museografía, o con museología, o con curar colecciones o con equis o (—) porque uno lo que ve en el campo, bueno si se puede llamar campo de arte local, o nacional, es que a las artistas jóvenes que han participado en algún salón, en una convocatoria, en cualquier cosa que vayan a hacer, prácticamente se les exige tener formación universitaria, para ser jóvenes, ser joven ya no es ser irreverente, o romper con tal y tal cosa, o cuestionar los museos o cuestionar el lenguaje del arte, si no ser ser joven es ser graduado en una  universidad… pero digamos que eso ha pasado, el campo se ha profesionalizado, pero en el campo de los museos de pronto eso no sucede, tu crees que de alguna manera corresponde a los museos o al Ministerio, o, o cómo ves tu ese problema de que los museos no se profesionalicen, o sea, como que la gente, uno está formando gente en las universidades en museografía, en museología, en curaduría, en crítica, en todo tipo de cosas, en arte, pero la, la gente que va a entrar, esta gente sale de las universidades y va a entrar a un museo en una ciudad de nueve millones de habitantes y no se puede porque esos puestos o duran quince o veinte años o la gente que está en el equipo es gente que esta gente trae y que no tiene necesariamente formación en ese campo…?

Ana María Lozano: sí, no, eh, yo creo que, por ejemplo, yo, yo creo que el Museo de Arte Moderno de Medellín es un caso interesante, eh, ese Museo durante varios años, eh, ya no interpelaba a nadie, ya nadie iba a visitarlo, no, no pasaba gran cosa en ese espacio, y poco a poco digamos que la comunidad lo, lo, lo fue dejando a un lado, porque pues ya no se lo podía tener en cuenta, en cierto sen…, sentido, que es, digamos lo, lo terrible de un espacio, y es que ese espacio pues simplemente se vaya disolviendo y se vuelva transparente, es peor que no existir, eh, y después de esa crisis tan, tan grave, de ese museo, pues, eh, ha habido un, un giro y una capacidad de reacción y, y pues lo que está sucediendo ahora, como decíamos, eh, es,  es muy interesante y es muy valioso, acaban de, de hacer una exposición muy importante a, a Beatriz González, tienen un equipo curatorial, eh, pues de nuevo, eh, muy, muy preparado, lo mismo que su propia directora…

Jaime Iregui: el de Medellín…

Ana María Lozano: …del Museo de Arte Moderno de Medellín, hum, he, y, un poco como, como lo dices tu, ha…, habrá otros espacios, como los que mencionábamos, a mi me parece muy triste lo que pasa con el Museo La Tertulia, o con el Museo de Arte Moderno en Bogotá, y es que, eh, no se están sincronizando con el mundo, con las dinámicas, de, del propio ámbito del arte, con, eh, de nuevo lo que decíamos, con los grandes, eh, debates, con los lugares álgidos, eh, que deben estar, he, liderando precisamente ellos, esos, esas, cuestionamientos o esa circulación de pensamiento, eh, y, eh, y están quedándose profundamente atrás en términos de, de una profesionalización por ejemplo de la, de la gestión… hoy día en, en muchas universidades lo que pululan son, eh, por decir algo, diplomados en emprendimiento, que es una, una palabra que hoy día cada nada se,  se usa, entonces, el emprendimiento hoy día sería uno de los elementos que se le pide también a un estudiante en pregrado, en alguna universidad, o en varias de Bogotá, de hecho en el pregrado en artes, ellos tienen que ver con es…, espacios en los que tienen que pensar en, en qué tienen que ver eh, ellos en qué sentido van a ser gestores y van a tener que ver con, con, conocer cuáles posibilidades y estrategias en términos de emprendimiento tienen que, que tener claras… y entonces, eh, lo que yo veo es un, un campo, eh, cada vez más profesionalizado, lo que yo veo, eh, Jaime, es que de aquí a dos años en Colombia va a haber, eh, diez maestrías, en arte, eh,  o sea que, va, va, la, la, el nivel de escolaridad de, de, de, del mundo del arte se va a aumentar muchísimo, el número de doctores …

Jaime Iregui: (tose)

Ana María Lozano: … de aquí a tres años se va triplicar, eh, la cantidad de estudiantes que de universidades como los Andes, La Javeriana, La Tadeo, La Nacional, salen a hacer maestrías y doctorados relacionados con curaduría, relacionados con investigación en arte, con gestión cultural y curaduría, y, eh, va, variantes semejantes, van a retornar al, (Jaime tose) al país y van a retornar…

Jaime Iregui: (se me fue el aire)

Ana María Lozano: eh, con, eh, políticas nuevas, con intensidades distintas, con, eh, formulaciones que van a, a producir líneas de tensión nuevas, eh, y eso…

Jaime Iregui: (—–)

Ana María Lozano: …y eso, eso lo tienen que tener en cuenta estos museos, eh, estáticos y sedimentados, porque, eh, indudablemente que ese remezón (voces al fondo, tal vez Jaime) ojalá que también le, les llegue a ellos, ellos, de, tienen que ver, desde hoy cómo en verdad empiezan también  (voces superpuestas en la fuente de audio) producir interlocución con estos, todos estos profesionales que van a, a estar, eh, muy fogueados y que cada día nosotros sabemos que están en, en este momento, formándose en diferentes universidades y que van a estar formándose aquí, en el propio país, eh, y que cada vez va a haber una demanda mayor por parte del campo del arte de, de una exigencia de calidad y una exigencia de, de un alto nivel y de una capacidad de nuevo de, de dar conocimiento desde, desde el campo de, de, de los museos y de que el museo se apropie y se empodere en verdad, de, de, de el lugar que le, que le cabe en la cultura, en el circuito de la cultura…. (fin del audio, el moderador,  y también dedicado profesor Jaime Iregui, entra, tal vez, en crisis de salud por esperanza y desencanto ).

 

 

Notas

Nota 1: una entrada a un territorio de críticas potenciales al  “código de buenas prácticas” >> http://salonkritik.net/08-09/2009/03/la_sonrisa_helada_jose_luis_br.php

Nota 2: minuto 37:48″: primera presencia detectada por Teatro Crítico del ritmo fonético”hum, he” (con posible sesgo de interpretación)

Nota 3: este parece ser el documento al que Jaime Iregui hace alusión en la entrevista >> http://www.iac.org.es/seguimiento-del-documento-de-buenas-practicas/documento-de-buenas-practicas-en-museos-y-centros-de-arte

 

Fuente

http://esferapublica.org/nfblog/?p=24431

(Transcripción: Pablo Batelli / Teatro Crítico >> http://www.teatrocritico.blogspot.com/)


One Comment on “Sin aliento: El museo como espacio de debate: entrevista con Ana María Lozano (transcripción y tentativa para un índice)”

  1. Tentativa de índices…