Sobre la pureza del artista

El Magazine Americas publicó en 2006 un artículo de Tymothy Pratt sobre Simón Vélez que incluye una historia que le gusta contar a este arquitecto sobre uno de sus primeros clientes, el narcotraficante Jorge Luis Ochoa. Mientras el criminal purgaba una breve pena en España, en Colombia un asistente suyo vio un establo construido en guadua por Vélez y le encargó una casa en ese mismo material para descrestar a su jefe.

SPA01

Vélez recuerda que a mediados de los años ochenta algunos narcotraficantes tenían rasgos “anti-imperialistas”: habían encontrado la fórmula para explotar a los países del Primer Mundo. Tal vez, por ese mismo espíritu marginal, hacerse una generosa casa en guadua era para ellos, según Vélez, todo un “acto de rebelión”. Al menos así lo veían estos narcotraficantes que gozaban de la cara perpleja de políticos y empresarios que visitaban su singular propiedad, toda una confrontación estética que cuestionó a la policía que en un allanamiento “no podía creer que esta casa fuera de los Ochoa”. Los visitantes buscaban la fabulación arribista de oro, mármol y otros lujos en un imaginario pastel edulcorado, pero el prejuicio mafioso se desvanecía cuando encontraban una sólida casa de exquisitas  proporciones y delicada armonía, construida en un “material de pobres” con una escala y ritmo que les era difícil de comprender.

Vélez resume la importancia de esta historia así: “si no fuera por los traficantes de drogas, yo nunca habría construido cosa alguna. Ellos asumieron los riesgos de trabajar con un material desconocido, algo que la clase alta jamás habría hecho”.

SPA2

La historia de Vélez podría servirle a muchos artistas locales de la escuela estilística del “arte político” que omiten y obvian las políticas de las instituciones que los patrocinan porque prefieren pasar de agache ante cualquier cuestionamiento. El caso más reciente ha sido el de la Colección Daros Arte Latinamerica, encomendada a Hans-Michael Herzog, que estrenó hace poco su sede de 30 millones de dólares en Rio de Janeiro con una exposición de diez artistas colombianos. Guillermo Villamizar, en un largo y bien fundamentado artículo publicado en Esfera Pública, mostró que el dinero de la familia Schmidheiny, que patrocina y juega a la filantropía con Daros, proviene de prácticas corporativas ventajosas y malsanas que por décadas han generado gran daño ambiental y que hoy tienen a su principal heredero enjuiciado en Italia por la muerte lenta de más de 3000 de sus empleados. “El silencio de los artistas en algunos casos me preocupa mucho más que el silencio de Herzog”, dice Villamizar.

Es claro que detrás de cada fortuna hay uno o miles de crímenes (como en el caso de la familia Schmidheiny) y que galerías, museos, ferias, bancos, empresas, instituciones y estados enteros no escapan a este escrutinio. Es evidente que el dinero le hace a los artistas más bien que mal, que de algo tienen que vivir y que si quieren obtener su parte de la tortilla del mercado del arte tendrán que presenciar cómo se rompen algunos huevos.

SPA10

No se trata de enjuiciar a los artistas o de rebajar sus obras, de extender a ellos los crímenes de sus patrones, de hacerlos tragar la cicuta de la moralina, más bien lo que se les pide es que cuenten su historia o la reconozcan como lo hace Vélez. El artista no es un ser diáfano, independiente, puro. A los “artistas políticos” y a sus interpretes se les pide que no solo hagan “arte político” sino que lo hagan políticamente: que se pongan en juego y en riesgo, que sean más cómicos, cínicos y trágicos y menos solemnes, santurrones y frívolos. La historia de Vélez es una lección de “real-politik”, una apertura de tantas que permite el entendimiento pleno de la acción política y del compromiso con el arte por el arte en su acepción más amplia y vital.

“No hay nada que delate mejor la verdadera índole de las personas que su actitud hacia el dinero”, decía George Gurdjieff.

(Publicado en Revista Arcadia # 91)

 

 

 


8 comentarios on “Sobre la pureza del artista”

  1. Ana María Holguín dice:

    Es curioso este planteamiento, por ejemplo, ¿qué pasaría con los toreros? Muchas personas están dispuestas a no reconocer una calidad estética y plástica en la lidia de toros bravos, pese a nunca permitirse un momento para presenciarla y juzgar: http://www.youtube.com/watch?v=ITX18C2Vmks hablamos de un lenguaje independiente y singular, que si alguien se interesa en empezar a conocer, termina reconociendo todo un programa institucional del arte (estilos distintos, plástica, emotividad formulada con personalidad variable, objeto, técnica, crítica especializada, nociones y demás categorías). Sin embargo, el toreo se debate entre su dimensión ritual, donde el animal es sangrado y sacrificado, y eventualmente el torero lo es también, enfrentando esa concepción atávica con la lidia hecha arte dramático y plástico, pues se puede simplemente capotear al animal y también torearlo con la muleta sin que este sangre o muera, como en Estados Unidos o Canada. Los animalistas nunca han formulado esta clase de solución pues su discurso se centra en la satanización del taurino. Yo me he permitido conocer a algunos y reconozco en ellos personas perfectamente normales, con muchas inquietudes intelectuales. En últimas uno debería pensar si la ética y el arte son dos complejos en relación, y hasta qué punto no podría formularse cualquier objeción ética a cualquier producción artística, verbigracia la que un izquierdista le hace a una obra que no se suscribe en la izquierda, y lo mismo para el derechista. Entonces estamos ante una interrelación compleja, que hay que ajustar con arandelas, antes que en un futuro se nos condene a los artistas como a los toreros.

  2. Lucas Ospina dice:

    Un caso interesante sobre “calidad estética”, condena moral, ley y ética: la galería Tate remueve las obras (pinturas y dibujos de niños) de un artista recien condenado por pederastia…

    http://www.guardian.co.uk/artanddesign/2013/apr/03/tate-removes-graham-ovenden-prints

    http://takearisknz.wordpress.com/tag/tate/

  3. Ana María Holguín dice:

    Oh, me parece que se malinterpreta lo que denomino calidad estética con ese entrecomillado irónico, y peor aún con esa respuesta que pone en evidencia una falacia comparativa muy grosera. Cuando nomino la calidad no lo hago como un criterio valorativo sino como uno categorial, o sea, la mera o inherente existencia de un desarrollo estético objetivo. La falacia comparativa consiste en suponer que el toreo es condenable por cuanto un pederasta lo es; a eso se le añade que el pederasta fue condenado y por ello sus obras removidas. Sin embargo, en mi opinión estamos ante dos hechos distintos, pues la obra de Graham Ovenden no es el acto de pederastia per se, mas en el toreo, el acto de la calidad estética es implícito al de la muerte del toro, que supone la condena moral. Es como si me citase a Nabokov para comprobar que al escribir Lolita era un pederasta condenable, y de alguna extraña manera, ese hecho interrelacionado con el toreo, diera la medida de su condena moral, por lo que Lolita debe ser removida de las bibliotecas del mundo; se confunde obra y transgresión moral muy gratuitamente, y además, como le anotara ya certera y oportunamente Carlos Salazar, el recurso no deja de ser populista y fácil. El mismo Tate que suprime la obra de un pederasta confeso al poder tener evocaciones de su delito, haría que el Arte fuese un censor moral válido (aunque ya conocemos en el caso del Shibboleth que el Tate es financiado por multinacionales manchadas de sangre) y que la evocación estética fuera igual al delito, y por ello condenable,censurable y suprimible. De esa misma suerte, entonces deberían quemarse los cuadros de Rossina Bossio que trataban estos temas descarnados de las lolitas, y el arte mismo solo limitarse a aquellas zonas sin transgresión moral. Lo curioso es que esas ideas subyacen en un texto que trata sobre la pureza del artista: la fobia es mala consejera.

  4. Lucas Ospina dice:

    Si quiere comparar —o jalarle a lo de la “falacia comparativa”— con lo de la pederastía y los toreros, allá usted, y si quiere ponerle salsa de ironía a las comillas, bienvenida. Le mando otro trompo por si lo quiere poner a bailar*:

    ¿Puede la arquitectura ser fascista?
    http://online.wsj.com/article

    * Pero no pierda tiempo haciendo el vínculo de narco-torero-pederasta-nazi, son solo ejemplos, tal vez en líneas divergentes, en algo confluyen con todo ese cuento de la “autonomía del arte”, la pureza del artista y el poder, pero nada más…

  5. Ana María Holguín dice:

    No podía esperar una respuesta más rigurosa de un académico, el pensamiento paralelo de Lyotard sin duda. Ejemplos que en algo confluyen, precisamente a eso se refiere la falacia del Tu Quoque, aunque con sus conocimientos respetado Lucas Ospina no puedo osar en compararme. Planteé una cuestión de manera respetuosa preguntándome algo demasiado claro. Usted responde con una finura difícil de igualar; en otros términos, sus ejemplos de demostración rigurosa y efectiva donde todo confluye en el nodo (pederasta-tauromaquia) me hace ver como quien se mete a la deep web a ver pederastia, por ver un torero en Sevilla echando telas de una manera innegablemente pedófila, pero “apreciable”, ya que los mecanismos conceptuales son similares, divergentes pero que confluyen en algún punto convenientemente elegido por el contradictor. Confieso mi hasta hace poco ilimitada admiración por usted, pero esta clase de respuestas da a entender que usted considera irrespetuoso que cualquier cosa cuestione sus gustos personales. El “allá usted” es una negación absoluta del carácter dialogal de este espacio de Esfera Pública, que creía yo servía para que nosotros los mortales pudiéramos contrastar ciertos discursos con eruditos como usted. En lugar de aleccionarme, me compara con un pedófilo ya que puse un video donde un toro no muere, sino que es toreado. Naturalmente tras ello, el “allá usted” es una clase de trompo que no puedo bailar. Lo que sucede con esa clase de riguroso constructo intelectual consistente en machetear un tema comparándolo con otro más altisonante y escandaloso, es que, además de obviar una respuesta objetiva y madura, crea un halo de cuestionamiento y enjuiciamiento al compararse al “otro” con la faceta más oscura de la humanidad. Desde luego ud es demasiado maduro para pensar que el taurino (yo no lo soy) es una persona con una estragamiento moral similar al del pederasta. Pero por favor, profesor, piense en aquellos mortales que lo leen y no logran captar lo sutil de sus ironías, e interpretan que hay que emitir una censura moral tan grave contra el taurino como quien la hace contra el pederasta, no se les puede reponer sin embargo “allá ellos”. Y ya dejo de echarle cantaleta, uno espera un discurso riguroso, no ejemplos tontos y descalificadores, pero en cualquier caso le ruego me excuse, al fin y al cabo el intelectual es usted. Un beso de pedofila conceptual por favor. Muaa bebé. http://www.youtube.com/watch?v=MhCdGK9GDRI Un poquito de ilegalidad por acá.

  6. Widy Ortiz dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con Ana María con respecto a la mala comparación que realiza nuestro versado y ingenioso Lucas, es diferente el contexto que Ana María dispone en este medio (ojo, no soy amante de las corridas de toros), lo que ella precisa como goce estético son las maniobras que realiza el torero con la capa (mas allá del daño que se realiza al toro con las banderillas y la espada), lo interesante seria que el querido Maestro Lucas nos hubiera ilustrado con un comentario mas concreto al hecho expuesto, que salir con tan sosa comparación.

  7. Lucas Ospina dice:

    Bellezas:

    1.

    sí, el caso de Graham Ovenden no llega muy lejos (o lo de la pedofilia no lo deja ir muy lejos). Pero por ahí una escritora se le midió a usarlo como ejemplo y buscó semejanzas —no similitudes— con otros casos intentando establecer una “interrelación compleja” (incluso se atrevió a entrar en los terrenos sacrosantos de la crítica de arte y detallar algunos aspectos del “goce estético” que produce la obra del condenado gracias a lo que uno podría llamar “un desarrollo estético objetivo”).

    “La idea de un ‘arte ético’ es una tontería. Tenemos que separar el arte de la vida”, dice doña Rachel Cooke. Ver: http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2013/apr/07/graham-ovenden-art?INTCMP=SRCH

    2.

    Y sobre la taurofilia, el texto de referencia de alguien que sabe de eso:

    El Arte Y La Lucha Por El Monopolio De La Violencia: Toros Y El Paraíso Prehispánico
    http://esferapublica.org/nfblog/?p=23044

    Y tres textos de alguien que sabe que nada sabe (pero en los comentarios de los dos últimos se arman par debates):

    http://lucasospina.blogspot.com/2009/01/torear-la-ley.html

    http://esferapublica.org/nfblog/?p=22875

    http://www.lasillavacia.com/elblogueo/lospina/32034/paginas-sociales-tauromaquia-y-poder

    3.

    Por último, la colita de Albert Speer, va enlace a un texto de Vanegas donde hace más que una reseña del libro de memorias de este arquitecto:

    http://esferapublica.org/nfblog/?p=57736

    Y dejo éste de último como una invitación para que otros escriban por acá, y textos (no solo comentarios). Hacen falta más besos como los de Holguín —la crítica como acto de amor—. De lo contrario, entre los tres o cuatro machitos alfa que escriben y el reciclaje de otras esferas, no es mucho lo que se hace.

  8. Me encontré este articulo, de chiripa navegando, y como el trabajo de Simón Vélez siempre me llama la atención, entré, pero además de leer sus honradísimas opiniones sobre; a quién construir, encontré esta charla sobre arte y me dieron ganas de intervenir.

    Me siento complacido cada vez que veo el trabajo de Vélez por el talento, con el que maneja ese material “pobre”, que lo han manejado desde hace mucho tiempo los chinos, los japoneses, y en el Quindío, la guadua es un ejemplo vivo de su gran aprovechamiento, descubriendo y poniendo de manifiesto las altísimas cualidades del material. Todo lo anterior para afirmar que todo el conocimiento es una historia larga que pertenece a la experimentación popular, que luego se elitista. ¿Qué puede ser más pobre que el ladrillo?

    Muy interesantes todas las opiniones, pero la pregunta de: si los artistas deben aceptar dineros de oscuras actividades para realizar sus obras, o rechazarlo y no hacer ni lo uno, ni lo otro.

    Hablan de ética y tatatata, pienso que el arte está por encima de todo eso. El resultado sensitivo que produce, ese mundo invisible que educa y revoluciona las emociones y los pensamientos, vienen desde el más remoto sentido creativo e intelectual del artista. Que tienen que ser astutos como Goya, o Picasso, para jugársela con los “poderosos”, manteniendo sus principios de valor, de cojones, para defender su vida, su genialidad y seguir produciendo, sino, todo orgulloso, pomposo, arrogante y horondo, arte del Renacimiento, patrocinado por los criminales de la Inquisición, no existiría. Gran parte del arte gringo, patrocinado por traficantes de armas y de esclavos o traficantes de diamantes, no existiría.

    No hacerlo no solo perdería el arte, sino la historia de la humanidad, porque al final, el arte parece que les lavara el nombre y el renombre, a esos epónimos adalides de las expresiones más nobles que se pueden apreciar, sin el olor a cloaca de donde proviene su fortuna.

    Es eso lo que deben hacer los artistas, por ellos, por el arte o por la humanidad?, por todo junto y a la vez.
    Hablar de “goce estético”, y meter a los toros, ¿es arte o no es arte?, bombardear Guernica, ¿es arte, o, no es arte?, la guerra, ¿es arte o no es arte?, si, ¿arte es lo que hace feliz al espectador?, los Bush están rodeados de arte, los Franco están dichosos, asistiendo a un concierto de bombas y sangre, de espadas y colores, de fiesta brava, arrecha, la macha!, para que, ¡ole!, no le quitan los ojos al ruedo a ver quien cae. Si eso los hace felices, es asunto de su calaña.

    Pero la gran equivocación está en que el excelente trabajo de Vélez, cómprelo quien lo compre, no es, ni será arte jamás, simplemente es una excelente, fantástica y afortunada solución estructural de construcción.
    Felicitaciones Simon!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.