Jeff Koons, el artista como empresario

Foto: Timothy A. Clary. Getty Images

Jeff Koons en la inauguración de su exposición. Foto: Timothy A. Clary. Getty Images

El pasado 27 de junio el Museo Whitney de Nueva York inauguró la retrospectiva de Jeff Koons, quien desde sus inicios en los años 80 ha desarrollado una carrera marcada por la autopromoción, el marketing (recientemente una de sus obras se subastó por cincuenta y ocho millones de dólares), alianzas estratégicas con museos, prefiguración del artista como marca y producción de obra a escala industrial.

Whitney Museum Hosts Press Preview For Jeff Koons Retrospective

Foto: Andrew Burton. Getty Images

Thomas Miccheli afirma en Hyperallergic:

“En medio de los destellos de la luz fluorecente, las aspiradoras dispuestas en vitrinas que abren la retrospectiva de Koons en el Whitney son poco menos que espectaculares. El resto de la obra, con pocas excepciones, se revela ligera, pueril y derivativa, tal y como lo señalan los más duros críticos del artista.

De hecho, hay algo grandiosamente trágico de esta exposición, y no en el buen sentido. Qué tipo de hombre es, me pregunto, aquel que transformaría un gran bloque de granito negro en un enorme Popeye o gorila de juguete? Lo que finalmente representa es una cultura -un ideal de arte americano audaz y rebelde, simbolizado por el edificio del Whitney- que cayó en el filisteísmo y el sentimentalismo, que claudicó a las fuerzas reguladoras del consumo”

Koons, el gran timo del artista vivo más caro del mundo, es el título de la crítica de Bárbara Celis en El Confidencial:

“Koons refinó sus pasos convirtiéndose en el primer artista plástico que contrataba a un asesor de relaciones públicas para darse a conocer en los ochenta, inaugurando una nueva etapa en el arte contemporáneo en la que el marketing ha fagocitado al talento. No es una frase para darle sesudez a este texto: H & M vende en la quinta avenida, coincidiendo con la exposición, bolsos ‘edición limitada’ del Balloon Dog (en amarillo), una versión en miniatura de los célebres perritos que hace Koons en acero pulido y dimensiones mastodónticas. Los originales son esculturas inofensivamente entretenidas que parecen concebidas para brillar en atrios de empresas y bancos. Los bolsos son el consuelo para quienes nunca podrán adquirir una escultura: las masas”

koons02

“La relevancia histórica y estética de los hinchables de plástico, las aspiradoras en vitrinas o las estatuas kitsch de Koons sigue siendo objeto de controversia entre los expertos aunque seguramente sus opiniones tengan mucho menos peso que las de los filántropos que forman parte del consejo de asesores del Museo Whitney. La mayoría de ellos son conocidos coleccionistas, como por ejemplo, su presidente, Leonard A. Lauder, quien, !ay!, posee unos cuantos Koons”

orange

“Y ahora que el artista ha regresado a la pool position del mercado del arte al vender en una subasta la obra Balloon Dog (Orange) por 58 millones de dólares (la adquisición más cara de la historia de las subastas para un artista vivo), organizarle la retrospectiva más grande y más cara de la historia del museo asegura que su cotización como artista vivo más caro del mercado se mantendrá alta”

i.4.jeff-koons-vanity-fair-01

Studio System. Sección de pintura del estudio de Koons, donde los asistentes trabajan su serie “Antigüedad”. Las pinturas son divididas en secciones y luego pintadas a mano. Para lograr sus objetivos, Koons emplea a 128 personas en su estudio: 64 en el departamento de pintura, 44 en el departamento de escultura, 10 en el departamento digital, y 10 en la administración.

“Sus últimas creaciones se agrupan bajo el título Antigüedad. Son estatuas gigantescas que reproducen, aparentemente, estatuas clásicas de la Roma y la Grecia antiguas, aunque en realidad son reproducciones de figuritas kitsch que copian a los clásicos. Eso sí, en cada una de ellas hay un detalle colorido y aparentemente fuera de contexto con el que el artista deja su huella indeleble. Las estatuas griegas y romanas siguen siendo objeto de admiración siglos después de su creación. Seguramente sus escultores no se lo imaginaban. Koons en cambio parece estar convencido de su trascendencia histórica. A juzgar por su retrospectiva, se equivoca”

Jerry Saltz no podía faltar, en su columna en Vulture, escribe:

“It’s all helixed into this: something fantastic, something disastrous. “Jeff Koons: A Retrospective” is upon us. One can’t think of the last 30 years in art withoutthinking of Koons, a lot. I’ve witnessed this career from very close range. I have seen him transform himself into the Koons hologram we know now; him polishing sculptures late at night in galleries before and during his shows; not selling his work; almost going broke; charging less for a sculpture than it cost to produce. In a Madrid club in 1986, I watched him confront a skeptical critic while smashing himself in the face, repeating, “You don’t get it, man. I’m a fucking genius.” The fit passed when another critic who was also watching this, the brilliant Gary Indiana, said, “You are, Jeff.” I agreed”

“No, Koons is not “our Warhol,” as so many claim. Warhol’s complex aura changed everything, whereas Koons is cheery, centerless, more of a bland Mitt Romney Teletubby than a mysterious force of nature. But once upon a time, it was thrilling to live though the undeniable challenging newness and strangeness of his art, the novelty and luxury of watching money pour into the art world and focus on him, seeing Koons twist all this for art’s purposes while providing respite from older, much more doctrinaire, appropriation artists and conceptualists. It’s hard to see it now, but he did break some ice”

Finalmente, un videotour de James Kalm:

 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.