Sobre la renuncia de un jurado en el Ministerio de Cultura

salasdes
Para el 2016 se anunciaron recortes de presupuesto en todas las entidades del Estado. En el sector de la cultura, los recortes se vieron reflejados en el Portafolio de Estímulos, en la escala del Salón Nacional y en el programa de Salas Concertadas. En este último, el descontento se hizo publico a través de una carta de petición titulada Salas Desconcertadas, publicada a comienzos del pasado mes de marzo y firmada por 68 salas de teatro a nivel nacional.
:
El 18 de marzo el Ministerio de Cultura se reunió con algunos de los firmantes de la carta y decidió acoger las sugerencias:
:
“Teniendo en cuenta que el Ministerio de Cultura es una entidad pública de puertas abiertas, dispuesta al encuentro, al diálogo y a la participación ciudadana recibió a integrantes de las salas para atender las solicitudes de algunos de sus representantes de Bogotá, Cali y Medellín sobre la convocatoria 2016 y luego de estudiarlas en el marco de las políticas públicas y las normas aplicables, decidió acoger sus sugerencias…”

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

Varias semanas después del acuerdo, el Ministerio de Cultura citó a Sergio Restrepo -uno de los jurados de la convocatoria de Salas Concertadas- para pedirle la renuncia por las críticas que hizo a la convocatoria en el proceso de Salas Desconcertadas. Después de la reunión, Restrepo publicó su carta de renuncia criticando de nuevo al Ministerio de Cultura, quien se pronunció inmediatamente afirmando que “en ningún momento se cuestionó su idoneidad, sino su objetividad, pues además de participar activamente en las protestas, un jurado no puede ser arte y parte”.
:
¿Un caso de retaliación institucional? O por el contrario ¿uno de objetividad ministerial? A continuación la carta de renuncia y la respuesta del Ministerio:
:

Sergio Restrepo Jaramillo

Sergio Restrepo Jaramillo, director del Teatro Pablo Tobón Uribe y director artístico de la Casa Museo Otra Parte.

:

Renuncia como Jurado

Medellín, 19 de abril del 2016

Estimados

MARIANA GARCÉS CÓRDOBA
Ministra de Cultura

GUIOMAR ACEVEDO GÓMEZ
Directora de Artes, Ministerio de Cultura

LINA PAOLA DUQUE
Directora de Teatro y Circo, Ministerio de Cultura

MANUEL VARGAS
Abogado del Ministerio de Cultura

Soy tonto en esa cosa práctica de vivir la vida como ustedes la presentan. Yo aún no entiendo eso tan calculado de “austeridad inteligente” con que el ministro Cárdenas defendió la asignación presupuestal de este año: subirle del ya muy elevado presupuesto de 27,7 a 30 billones al Ministerio de Defensa, y aumentarle significativamente los gastos al Congreso de la República, mientras le bajan los recursos al Ministerio de Cultura que ni siquiera pasa del 0,2% del presupuesto, me parece poco inteligente.

Comprendo, valoro y celebro los esfuerzos hechos por varias administraciones del Ministerio de Cultura por cabildear leyes que aumenten y aseguren recursos para las artes como la Ley de Cine, la de Espectáculos Públicos, la del IVA a la telefonía celular o a las regalías. Pero aún hoy la cifra completa es insuficiente, y en muchos casos el gobierno termina siendo competencia directa de los actores privados de la sociedad civil que han resguardado de cualquier tipo de interés o instrumentalización nuestras estéticas diversas.

Hoy las grandes empresas prefieren invertir sus recursos de publicidad, marca, responsabilidad social y los de sus fundaciones, en proyectos públicos o mixtos creados por el gobierno, poniendo en dificultad a los gestores que históricamente han estado en la arena y en toda la geografía nacional, y no sólo en las grandes capitales, capoteando las adversidades y a los más violentos, haciéndolo desde la civilidad, construyendo identidad, tejidos y sociedad.

Los creadores, los artistas, han anticipado, traído del pasado, del futuro, de mundos reales o fantásticos, personajes, lugares, relatos, imágenes, y hasta universos que permiten vivir en esta realidad, y tender puentes en nuestras propias maneras de ser y entendernos. Hoy le restamos recursos a ellos, a los que crean, a los que hacen lo que llamamos arte, y la historia nos juzgará.

Me metí desprevenida y emotivamente al debate de Salas Desconcertadas, critiqué que el presupuesto del Ministerio de Cultura bajara justo en este momento en que se anticipa un posconflicto; que era una vergonzosa equivocación histórica que nuestra ministra se dejara bajar el presupuesto, que su silencio fue cómplice, y nosotros perdíamos dignidad por no unirnos como sector para parar aunque fuera simbólicamente. Propuse levantarnos en almas, y apoyé abiertamente la huelga de hambre de los muñecos y títeres que se cocieron la boca para apoyar a los teatreros.

Lo hice como director de un teatro histórico de este país, y como director cultural de una corporación que administra y mantiene viva la casa de uno de los grandes filósofos colombianos, y sitio de interés cultural y patrimonial de todos los colombianos. En ambos casos, con la conciencia de que no soy funcionario público, y sabiendo que aunque lo fuera, nunca mi opinión estaría en venta o hipoteca. Lo hice también consciente de que era jurado de las convocatorias de Salas Concertadas del Ministerio de Cultura, y con la firme creencia de que defender a los teatreros no debía ser motivo para generar dudas en mi idoneidad. Como jurado calificaba propuestas previamente seleccionadas por el área Teatro y Circo del Ministerio, con criterios establecidos por ellos, y mis críticas eran a políticas y asignaciones presupuestales, jamás a alguna propuesta estética en particular.

Para mi sorpresa la Dirección de Artes me invita a una reunión en Bogotá, para manifestarme que hay comentarios, rumores, que no pueden decir de quién ni claramente qué, pero que ponen en duda mi objetividad e idoneidad como jurado por haber participado en este debate. Me piden que busquemos juntos una manera de dar solución con blindaje jurídico a esta situación, en otras palabras, y como queda claro en conversaciones escritas con el abogado del ministerio, que yo renuncie.

Como se los manifesté y se lo sostengo, no tengo ningún problema en hacerlo, no sin antes lamentar esta triste situación, suscitada por comentarios poco claros, anónimos y reproducidos de manera ambigua por el Ministerio.

Ser jurado era un verdadero honor, y creo muy acertado escoger directores de Teatro y festivales en esta tarea. En los años que pude serlo, me permitieron darle una mirada al panorama nacional y a las estéticas de la categoría a la que fui invitado a calificar; me actualicé muchísimo para la curaduría de la programación y la circulación en los espacios que dirijo. Gracias.

Con tristeza y sin sabor, ahí les dejo.

Sergio Restrepo

publicada en morada.co

:

:

Pronunciamiento del Ministerio

:

Bogotá, Abril 20 de 2016.
:
Señor
SERGIO RESTREPO JARAMILLO
Medellín
:
Ref: Su carta de renuncia como jurado de la convocatoria de Salas Concertadas
Respetado Señor:
:
Hemos recibido su comunicación por medio de la cual renuncia a su designación como Jurado de la Convocatoria de Salas Concertadas 2016 del Ministerio de Cultura.
:
Al respecto extraña profundamente al Ministerio su aseveración de que su idoneidad ha sido puesta en duda. Esta aseveración no tiene respaldo distinto de su sola aseveración. Nunca ha sido puesta en duda como queda claro en las reuniones y conversaciones sostenidas.
:
Este Ministerio lo designó en esta oportunidad, como lo ha hecho en otras ocasiones. Este solo hecho demuestra que no tenemos reparo alguno frente a su idoneidad.
:
Cosa distinta sucede con la objetividad que debe asistir a un Jurado dentro de cualquier convocatoria del Ministerio de Cultura. Dejando a salvo el derecho que legítimamente le asiste de disentir y manifestar su disentimiento con cualquier decisión del Ministerio de Cultura o del gobierno nacional, como lo ha hecho Usted también en esta oportunidad.
:
Dentro de un esquema constitucional y legal que propende porque las decisiones  sobre los méritos de un proyecto artístico no reposen en funcionarios del Ministerio sino en un esquema de “pares”, personas reconocidas y de amplia trayectoria en el sector, como es su caso, lo mínimo que se espera de un Jurado es que actué con total objetividad.
:
Por ello es absolutamente legítimo que este Ministerio y personas del sector que están participando en la convocatoria duden de su objetividad, que no de su idoneidad. Esto lo suscita el hecho de que Usted participó, más que activamente, en una protesta contra los términos de la convocatoria, acogiendo este Ministerio varios de los planteamientos que Usted solicitó, incluyendo uno de los más importantes: los factores de evaluación. Este Ministerio y buena parte del sector cree, que no se puede ser “juez y parte” en este proceso, como es evidentemente su caso.
:
Por eso cuando lo invitamos al Ministerio a analizar este tema, Usted espontáneamente y sin presión alguna, ofreció su renuncia y hemos considerado conveniente aceptarla por cuanto la misma permitirá garantizarle a los participantes que sus propuestas serán evaluadas objetivamente sin la interferencia de factores externos diferentes a los méritos de las propuestas. Esta decisión igualmente contribuye a superar las dificultades que su propia actuación habían generado entre algunos participantes.
:
El Ministerio de Cultura ha actuado en este caso siguiendo los mismos criterios y planteamientos con los cuales ha obrado y obrará en el futuro cuando acciones externas a la convocatoria puedan poner en duda la transparencia de un proceso.
:
Atentamente
:
:
 
MARIANA GARCÉS CÓRDOBA                                                        GUIOMAR ACEVEDO GOMEZ
         Ministra de Cultura                                                                                   Directora Artes
JUAN MANUEL VARGAS AYALA                                                             LINNA PAOLA DUQUE 
  Jefe Oficina Asesora Jurídica                                                                  Coordinadora Teatro y Circo

:
:

publicado en mincultura.gov.co
[wpanchor id=”#cartaabierta”]:
:
Actualización 26 de abril

Carta Abierta a la Ministra de Cultura

Se publicó la siguiente Carta Abierta en los portales alponienteconlaorejaroja:
:

Medellín, 25 de Abril de 2016

Doctora:
MARIANA GARCÉS CÓRDOBA
Ministra de Cultura

Cordial saludo,

Las entidades abajo firmantes rechazamos la censura impuesta por el Ministerio de Cultura a Sergio Restrepo Jaramillo, Líder Cultural de Antioquia, al excluirlo como jurado de la Convocatoria Salas Concertadas 2016.

Los débiles argumentos expuestos para dicha exclusión, ponen en peligro la libertad de expresión y en entredicho la autonomía que un jurado deba tener como ciudadano pensante y los más delicado cuestiona la idoneidad y objetividad de él como jurado.

¿Dónde queda el libre derecho al disenso?
¿Desde cuándo la libertad de expresión se castiga?
¿La “renuncia” de Sergio es libre, espontánea y sin presión alguna?
¿Para que un jurado externo sea objetivo, debe estar de acuerdo con las políticas del Ministerio?
¿Quién nos garantiza que habrá equidad y transparencia en sus decisiones del Ministerio frente a las entidades que hemos disentido a sus políticas?

Poco servicio le está haciendo desde su despacho al desarrollo del movimiento teatral del país con decisiones tan erradas como esta que solo ratifican una vez más la inexistencia de una verdadera política de concertación.

Imagen cortesía de caroycuervo.gov.co

Imagen cortesía de caroycuervo.gov.co

Respetuosamente creemos que su labor como Ministra de Cultura y el de todo su equipo de trabajo se debe enfatizar en conseguir un presupuesto digno para Cultura, es lamentable que solamente el 0.2 % del presupuesto general de la nación sea destinado para Cultura, mientras el 17.9% se destina para Defensa y Policía. Nos gustaría saber cuáles han sido los resultados de su gestión al respecto.

Por último, apoyamos y respaldamos a Sergio Restrepo por que es un líder honesto y sus actuaciones fueron el fruto de su buena fe y solidaridad con el sector. Su dignidad no tiene precio.

Atentamente,

Salas Concertadas e Independientes de Teatro de Colombia.

IVAN ZAPATA RÍOS

Director Teatro Popular de Medellín

 

RODRIGO ARTURO VAHOS

Director Canchimalos

Esta carta fue enviada con copia a: Presidencia de la República, Entidades Culturales, Grupos de Teatro sin Sala, Salas de Teatro, Medios de Comunicación, Organizaciones no Gubernamentales Culturales, Grupos de Teatro, Grupos de Danza, Música y entidades culturales oficiales.

Suscriben esta carta, representantes de las siguientes salas y organizaciones:

SALAS Y ORGANIZACIONES FIRMANTES
1. Asociación Pequeño Teatro de Medellín
2. Ateneo Porfirio Barba Jacob de Medellín
3. Casa Teatro El Poblado, Medellín
4. Casa Tercer Acto, Bogotá
5. Corporación Acordes, Marinilla
6. Corporación Canchimalos, Medellín
7. Corporación Imagineros, Medellín
8. Corporación Tecoc, Bello
9. Corporación Viva Palabra, Medellín
10. Elemental Teatro, Medellín
11. El Teatrico, Medellín
12. Fundación Cultural El Contrabajo, Tunjuelito
13. Gestos Mnemes, Bello
14. Imagineros Teatro, Medellín
15. Patiesito Cultural del Barrio El Socorro, Cartagena
16. Teatriados, Medellín
17. Teatro El Trueque, Medellín
18. Teatro Experimental de Boyacà, Tunja
19. Teatro Galeón, Bello
20. Teatro La Guagua, Pasto
21. Teatro Matacandelas, Medellín
22. Teatro Oficina Central de los Sueños, Medellín
23. Teatro Popular de Medellín

:
:



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.